Tema 1. Valoración del riesgo cardiovascular: a quién, para qué, cómo y cuándo

microlearning rcv1

Todas las guías actuales sobre prevención de las enfermedades cardiovasculares (ECV) en la práctica clínica recomiendan evaluar el riesgo cardiovascular (RCV) total. En esta lección veremos por qué, cómo, a quién y cada cuánto tiempo hacerlo.

¿Qué es el riesgo cardiovascular?

El RCV total es la probabilidad de que ocurra una complicación cardiovascular en un determinado periodo de tiempo. El RCV total tiene en cuenta el efecto combinado de diversos factores de riesgo1,2.

¿Para qué evaluar el riesgo cardiovascular?

El RCV total permite guiar las decisiones terapéuticas tomando en cuenta los factores de riesgo cardiovascular (FRCV) del paciente en su conjunto, no cada uno por separado1–3.

El primer paso para prevenir las enfermedades cardiovasculares ateroescleróticas es evaluar el RCV, para a partir de ahí decidir las intervenciones adecuadas para esa persona en concreto1,2.

Por ejemplo, si no sabemos el RCV, no podremos determinar cuáles son los objetivos de c-LDL o cuándo iniciar el tratamiento hipolipemiante.

El grado de intervención debe adaptarse al RCV total de la persona: cuanto más alto, más intensa debe ser la intervención y mayor es el beneficio que se obtiene1,2.

¿Cómo se evalúa el riesgo cardiovascular?

Existen varios sistemas de evaluación del RCV. Aunque este tema lo desarrollaremos en la lección 2, adelantamos aquí algunos conceptos.

En personas aparentemente sanas ―sin enfermedad cardiovascular (ECV), diabetes, insuficiencia renal crónica (IRC) ni hipercolesterolemia familiar u otras enfermedades lipídicas o hipertensivas genéticas o infrecuentes―2, las guías europeas1–3 y españolas4 recomiendan utilizar el SCORE, que recientemente se ha recalibrado y validado (SCORE2, para personas de 40 a 69 años, y su versión para personas de 70 hasta 89 años, el SCORE2-OP). Este sistema permite clasificar al paciente en una determinada categoría de riesgo (leve a moderado, alto o muy alto).

No se aplica el SCORE en las personas con2:

  • ECV
  • Diabetes
  • IRC de estadio ≥3 (o estadio 2 con proteinuria).
  • Hipercolesterolemia familiar asociada a una cifra elevada de colesterol.

Estos pacientes se clasifican automáticamente como de riesgo alto o muy alto, por lo que no hace falta una estimación formal del riesgo2,4.

Las personas jóvenes casi siempre tienen un RCV a 10 años bajo, incluso aunque tengan FRCV que hacen que el riesgo a lo largo de la vida sea alto. Con el fin de ilustrar el riesgo de estos pacientes para motivarles a mejorar sus hábitos de vida ―de forma que disminuya el riesgo a largo plazo― pueden ser útiles otros métodos de evaluación del riesgo diferentes del SCORE, como el riesgo relativo, la edad cardiovascular o el riesgo a lo largo de la vida2–4 (los veremos en el tema 3).

¿A quién y cuándo evaluar el riesgo cardiovascular total?

La mayoría de las guías clínicas no especifican expresamente la edad a la que debe empezar a evaluarse el RCV total1,3,4. En la guía europea más reciente sobre el tema (2021 ESC Guidelines on cardiovascular disease prevention in clinical practice2) y en el comentario que el Comité Español Interdisciplinario para la Prevención Vascular hace de estas guías5 se dice que se puede estimar el RCV en los hombres >40 años y las mujeres >50 años sin FRCV conocidos. Se puede hacer de forma oportunista (cuando el paciente venga por cualquier otro motivo) o sistemática (como parte de un programa de cribado), utilizando el SCORE2 apropiado según la edad.

¿Cada cuánto tiempo debe reevaluarse el riesgo cardiovascular total?

No existen datos empíricos que indiquen cada cuándo tiempo debería reevaluarse el RCV total2.

La última guía europea habla de hacerlo a los 5 años en los hombres >40 años y las mujeres >50 años sin FRCV conocidos a quienes se les haya hecho una valoración oportunista. Este intervalo puede reducirse si el RCV está cercano al umbral de inicio de tratamiento2.

Otras guías, previas a la aparición del SCORE2, recomiendan diferente periodicidad según el RCV de la persona:

  • RCV bajo: cada 2 años6 o 4 años7.
  • RCV moderado: cada año6.

Mini caso clínico

Elena tiene 60 años, una presión arterial de 160/90 mmHg, un cLDL de 110 mg/ml y diabetes mellitus de tipo 2 diagnosticada hace 10 años. ¿Cuál es la actitud más adecuada?

Correct! Wrong!

Las personas diabéticas, así como en las que tienen ECV, IRC o hipercolesterolemia familiar asociada a una cifra elevada de colesterol, se clasifican automáticamente como de riesgo alto o muy alto, por lo que no hace falta calcular SCORE.

Referencias bibliográficas

  1. Mach F, Baigent C, Catapano AL, Koskinas KC, Casula M, Badimon L, et al. Guía ESC/EAS 2019 sobre el tratamiento de las dislipemias: modificación de los lípidos para reducir el riesgo cardiovascular. Rev Española Cardiol [Internet]. 2020 [citado 19 de enero de 2022];73(5):403.e1-403.e70. Disponible en: https://www.revespcardiol.org/es-pdf-S0300893220300403
  2. Visseren FLJ, MacH F, Smulders YM, Carballo D, Koskinas KC, Bäck M, et al. 2021 ESC Guidelines on cardiovascular disease prevention in clinical practiceDeveloped by the Task Force for cardiovascular disease prevention in clinical practice with representatives of the European Society of Cardiology and 12 medical societies With th. Eur Heart J [Internet]. 2021 [citado 19 de enero de 2022];42(34):3227-337. Disponible en: https://academic.oup.com/eurheartj/article/42/34/3227/6358713
  3. Williams B, Mancia G, Spiering W, Agabiti Rosei E, Azizi M, Burnier M, et al. Guía ESC/ESH 2018 sobre el diagnóstico y tratamiento de la hipertensión arterial. Rev Española Cardiol [Internet]. 2019 [citado 9 de febrero de 2022];72(2):160.e1-160.e78. Disponible en: http://www.revespcardiol.org/es-guia-esc-esh-2018-sobre-el-articulo-S0300893218306791
  4. Mostaza JM, Pintó X, Armario P, Masana L, Real JT, Valdivielso P, et al. Estándares SEA 2022 para el control global del riesgo cardiovascular. Clínica e Investig en Arterioscler. 2022;
  5. Brotons C, Camafort M, del Mar Castellanos M, Clarà A, Cortés O, Diaz Rodriguez A, et al. Comentario del CEIPV a las nuevas Guías Europeas de Prevención Cardiovascular 2021. Hipertens y Riesgo Vasc. 2022;39(2):69-78.
  6. Álvarez Cosmea A, Blasco Valle M, Ferreras Amez J, Lago Deibe F, Navarro Brito E, Párraga Martínez I, et al. Dislipemias: manejo de las dislipemias en atención primaria [Internet]. Barcelona: Semfyc Ediciones; 2012 [citado 21 de enero de 2022]. 1-128 p. Disponible en: https://www.semfyc.es/wp-content/uploads/2016/06/Guía_Dislipemias_2012.pdf
  7. Grupo de Trabajo de la GPC sobre el manejo de los lípidos como factor de riesgo cardiovascular. Guía de práctica Clínica sobre el manejo de los lípidos como factor de riesgo cardiovascular [Internet]. Ministerio de Servicios Sociales e Igualdad; 2017 [citado 21 de enero de 2022]. p. 1-196. Disponible en: https://portal.guiasalud.es/wp-content/uploads/2021/05/gpc_567_lipidos_osteba_compl.pdf
Mis favoritos