El proyecto ‘Hygia’ concluye, tras once años de trabajo sobre más de 18.000 individuos, que el riesgo cardiovascular depende del nivel de presión arterial durante el sueño y no de la presión medida en la consulta

La presión arterial durante el sueño es la que determina el riesgo cardiovascular

Los resultados del proyecto Hygia se publicaron en European Heart Journal y ahora los coordinadores de este ambicioso trabajo, Ramón Hermida, profesor de la Facultad de Ingeniería de Telecomunicaciones de la Universidad de Vigo, y Juan Crespo, coordinador de la Unidad de Investigación Compartida de Atención Primaria, los han difundido en una rueda de prensa, en la que también estuvieron el gerente de EOXI de Vigo, Félix Rubial, y la vicerrectora de Investigación de la Universidad de Vigo, Belén Rubio.

Este estudio sobre la hipertensión arterial se ha llevado a cabo por 292 investigadores de 40 centros de salud del área sanitaria de Vigo, en su mayoría, junto a otros de las áreas de Orense, Pontevedra, Santiago y Lugo. En total, analizaron a 18.078 individuos, con un promedio de seguimiento de cinco años por cada uno. “Es el estudio prospectivo de riesgo cardiovascular más grande jamás realizado”, apunta Ramón Hermida.

La principal conclusión obtenida a lo largo de once años de trabajo es muy clara: el riesgo cardiovascular se asocia con la presión arterial elevada durante el sueño, independientemente de si la presión medida en la consulta médica o cuando el paciente está despierto sea normal o alta.

Además, el estudio muestra que la reducción de la presión durante el sueño con el tratamiento antihipertensivo disminuye significativamente el riesgo de eventos cardiovasculares, convirtiéndose así en un nuevo objetivo terapéutico.

Esta nueva definición de hipertensión basada en los niveles de presión durante el sueño y el perfil circadiano (variación de la presión arterial durante 24 horas) indica que el 47 por ciento de los pacientes considerados hipertensos tienen un diagnóstico deficiente.

Juan Crespo ha destacado que la publicación de este estudio, “está revolucionando el mundo científico dadas las posibles consecuencias clínicas de la asistencia de supervivencia en relación con el diagnóstico, el pronóstico y la orientación terapéutica de la presión arterial alta y el riesgo cardiovascular; es decir, la conclusión de este estudio marcará un antes y un después en el abordaje clínico de estas patologías”.

Una de las principales conclusiones del estudio es que el riesgo cardiovascular en pacientes con hipertensión disminuyó significativamente cuando se administra el medicamento por la noche, a la hora de acostarse, en vez de tomarlo cuando se levantan.

En este sentido, Ramón Hermida dice que “hemos demostrado que las posibilidades de sufrir un accidente cerebrovascular, como un ataque al corazón, insuficiencia cardíaca o accidente cerebrovascular, se reducen en un 53 por ciento cuando el tratamiento hipertensivo se toma por la noche en lugar de por la mañana”.

Este estudio es especialmente significativo dada la alta prevalencia de hipertensión en la población, al estar presente en un 40 por ciento, y de forma más acusada –hasta el 70 por ciento- entre los ancianos.

Fuentes

  1. Diario Médico
Mis favoritos