El trabajo hace hincapié en la necesidad de avanzar en la investigación contra esta epidemia y esclarecer qué prácticas presentan una eficacia moderada y cuáles no logran cambios significativos en el IMC.

Un estudio pone de relieve la importancia de los programas de prevención de la obesidad

Un artículo publicado en Journal of Pediatrics por un grupo de investigadores encabezados por el Dr. Santiago Gómez (Responsable de Programas de la Gasol Foundation) y Helmut Schröder (Investigador Sénior del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas e jefe de grupo del CIBER en Epidemiologia y Salud Pública (CIBERESP) detalla los resultados del estudio POIBC, cuyo objetivo es valorar la efectividad del Programa Thao-Salud Infantil en la incidencia de sobrepeso y obesidad en niños y niñas. La conclusión resalta que dicho programa no logra cambios significativos en el índice de masa corporal de los niños y niñas objeto de la intervención. A su vez, no obstante, los autores ponen de relieve la importancia de programas de prevención como el citado para avanzar en la investigación contra esta epidemia y esclarecer qué prácticas sí presentan una eficacia moderada.

La obesidad infantil es una epidemia que afecta actualmente a 42 millones de niños en todo el mundo. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) esta cifra se multiplicará en 10 años hasta llegar a los 70 millones. En España, las cifras son desalentadoras: un 39% de los menores sufren de obesidad infantil o sobrepeso. La gravedad de las cifras ha puesto de relieve la necesidad de impulsar iniciativas para revertir esta tendencia, que han demostrado que nos enfrentamos a una problemática que no responde a una razón única: la obesidad infantil es multifactorial y multinivel. Es decir, exige la implementación de programas educativos en la comunidad que actúen a la vez desde distintos ámbitos, a través de diversos agentes coordinados entre sí y con la promoción de un enfoque holístico de los hábitos saludables: las iniciativas denominadas Intervenciones Basadas en la Comunidad (Community Based Intervention, CBI)

2.250 menores de entre 8 y 10 años y sus familias de cuatro municipios catalanes (Sant Boi de Llobregat y Terrassa, donde se aplicó la intervención; y Molins de Rei y Gavà, en los que no se hizo intervención y se utilizaron como grupo control) participaron durante dos cursos escolares (15 meses) en la iniciativa comunitaria compleja THAO – Salud Infantil. El objetivo de este programa comunitario de acción municipal era sensibilizar sobre la importancia de los hábitos saludables y reducir, a consecuencia, las cifras de obesidad infantil en los municipios involucrados.

Aunque la evidencia científica sobre la efectividad de dichas intervenciones comunitarias para reducir las cifras de obesidad infantil es aún escasa, sí es cierto que iniciativas como la española THAO- Salud Infantil y las revisiones sistemáticas que investigadores de todo el mundo llevan a cabo de los programas impulsados, ayudan a identificar las prácticas más eficaces que coinciden entre las distintas intervenciones y que recogen en cuatro: la duración, su público objetivo, el diseño y la coordinación entre los distintos agentes.

Los programas que muestran resultados más favorables son aquellos que se aplican a largo plazo, con un mínimo de 24 meses en los que poder construir y afianzar las relaciones con los agentes clave del territorio. Se advierte además que aquellas intervenciones dirigidas a la primera infancia (de 2 a 8 años) son aquellas que están reportando mejores resultados ya que durante estos primeros años el núcleo familiar está más involucrado en la educación del menor y más receptivo a incorporar nuevos hábitos. Por último, se refleja que los programas que aportan un diseño innovador que permiten la inclusión de distintos componentes a promover en la intervención (actividad física, alimentación, etc.) y a través de distintos canales (escuela, familia, comunidad) son las que mayor eficacia están presentando hasta la fecha.

Fuente

  1. Jano
Mis favoritos