Científicos de la Universidad de Navarra hallan que la administración de la proteína MMP-10 tras un ictus reduce el daño cerebral en personas con diabetes sin producir complicaciones hemorrágicas.

Diseñan una nueva terapia frente al ictus en pacientes diabéticos

Expertos del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra y del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN) han desarrollado una nueva terapia para el tratamiento del ictus en pacientes diabéticos. El estudio demuestra que el uso de la proteína MMP-10 reduce el daño cerebral tras un ictus en animales diabéticos sin producir complicaciones hemorrágicas. Los resultados se han publicado en la revista Translational Stroke Research.

El ictus es una enfermedad cerebrovascular en la que la sangre no llega al cerebro en la cantidad necesaria debido a la presencia de un trombo, lo que puede provocar daños irreparables. Es la primera causa de mortalidad entre las mujeres españolas y la segunda en los varones. Uno de los factores de riesgo cardiovascular, además de la edad, es la diabetes.

“En estos pacientes no solo aumenta el riesgo de sufrir un ictus, sino que también se reduce en un 50% la efectividad del único tratamiento farmacológico aprobado: el activador de plasminógeno tisular (tPA). Este fármaco trombolítico (que facilita la disolución del trombo) tiene unas indicaciones muy limitadas: solo se puede emplear en las primeras horas tras el ictus y, además, puede conllevar efectos secundarios asociados, como las hemorragias”, explica Josune Orbe, directora del Laboratorio de Aterotrombosis del CIMA.

“En el caso de los pacientes diabéticos, el riesgo de hemorragias es mucho mayor y sus trombos son más resistentes, por lo que el tratamiento de estos pacientes es aún más complicado. Nuestro trabajo plantea una alternativa terapéutica en modelos experimentales”, añade Orbe, coordinadora del estudio.

Fuente

  1. Jano
Mis favoritos