Post

Las estatinas tienen bajo riesgo de efectos secundarios

marta Fouz

La rabdomiólisis se observó en menos del 0,1 por ciento de los pacientes en tratamiento con estatinas

Los medicamentos para reducir el colesterol llamados estatinas han demostrado beneficios sustanciales en la reducción del riesgo de ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares causados por coágulos de sangre (accidentes cerebrovasculares isquémicos) en pacientes en riesgo. Como las estatinas se asocian con bajo riesgo de efectos secundarios, los beneficios de tomarlas superan los riesgos, según una declaración científica de la Asociación Americana del Corazón que revisó varios estudios que evaluaron la seguridad y los posibles efectos secundarios de estos medicamentos.

Según la declaración, que se publica en la revista de la Asociación ‘Circulation: Arteriosclerosis, Thrombosis y Vascular Biology’, uno de cada cuatro estadounidenses mayores de 40 años toma un medicamento de estatina, pero hasta el 10 por ciento de las personas en Estados Unidos deja de tomarlos porque experimentan síntomas que pueden asumir que se deben al medicamento, pero es posible que no lo sea.

«En la mayoría de los casos, no se debe dejar de tomar su estatina si se cree que tiene efectos secundarios, en su lugar, hay que halbar con el proveedor de atención médica acerca de las inquietudes. Detener una estatina puede aumentar significativamente el riesgo de un ataque cardiaco o un derrame cerebral causado por una arteria bloqueada», explica Mark Creager, expresidente de la Asociación Americana del Corazón y director del Centro Cardiaco y Vascular en el Centro Médico Dartmouth-Hitchcock en Lebanon, New Hampshire, Estados Unidos.

La única excepción es si de repente el paciente comienza a tener la orina oscura, lo que puede ser un signo de un problema muy raro en el que una lesión muscular grave, llamada rabdomiólisis, puede provocar insuficiencia renal aguda. Si se ve este signo, se debe suspender el uso de estatina y llamar al médico de inmediato. La revisión actual de la investigación incluida en esta declaración muestra que la rabdomiólisis se observó en menos del 0,1 por ciento de los pacientes en tratamiento con estatinas.

Los efectos secundarios más comunes que los pacientes reportan son dolores y molestias musculares. Análisis de múltiples estudios controlados aleatorios doble ciego de todas las estatinas disponibles en la actualidad concluyen que las dosis máximas recomendadas han demostrado que no más del 1 por ciento de los pacientes desarrollan síntomas musculares que probablemente son causados por los medicamentos con estatinas.

Aunque muchos pacientes tratados con estatinas atribuyen los síntomas musculares que desarrollan a sus estatinas, los dolores musculares son comunes entre los adultos de mediana edad y adultos mayores y tienen muchas causas. Debido a que los pacientes pueden no estar seguros de la causa de estos síntomas, y porque la creencia del paciente de que sus síntomas son causados por sus estatinas podría hacer que dejen de tomarlos, lo que eleva el riesgo de un evento cardiovascular, los profesionales de la salud deben prestar mucha atención a las preocupaciones de sus pacientes y ayudarles a evaluar las posibles causas.

Fuente:

El médico Interactivo