Monografías
Todo sobre… la queratosis actínica
20 de mayo, 2020

Una completa revisión de la queratosis actínica, con todo lo que necesitas para abordar esta patología en la consulta: diagnóstico, tratamiento, enlaces a las guías, recursos para pacientes…

Patología

¿Qué es la queratosis actínica? ¿Es frecuente?

La queratosis actínica (QA), también conocida como queratosis solar, es una lesión dérmica que aparece en personas adultas expuestas de forma crónica a la radiación ultravioleta (UV) y producida por la proliferación de queratinocitos epidérmicos atípicos (Figura 1). Las QA se consideran, por lo general, lesiones premalignas de carcinoma de células escamosas (CCE), aunque con un riesgo de malignidad bajo y con cierto potencial de regresión espontánea1.

Figura 1. Queratosis actínica

Es difícil conocer con exactitud la incidencia y prevalencia exactas de la QA, y es probable que los datos de los que disponemos al respecto estén subestimados2. No obstante, la población afectada por al menos una lesión es mayor en los países más cercanos al ecuador, donde puede llegar a alcanzar prevalencias de entre el 40 y el 60 %3, frente al 11-25 % observado en varias poblaciones del hemisferio norte4.

En España, la QA constituye uno de los principales motivos de consulta dermatológicos, ya que se estima que aproximadamente una cuarta parte de la población ambulatoria a partir de los 45 años padece QA5.

 

La prevalencia es mayor en hombres que en mujeres4-6 y se ha observado que las personas con piel clara son 6 veces más propensas al desarrollo de estas lesiones que las personas con piel oscura7. Además, el riesgo de desarrollar QA aumenta a medida que avanza la edad8, y ciertas enfermedades genéticas —como el albinismo y el xeroderma pigmentoso— pueden precipitar el desarrollo de QA a edades más tempranas9,10.

¿Cuáles son las causas y factores de riesgo?

Un factor etiológico clave para el desarrollo de QA es la exposición crónica a los rayos UV, principalmente a UVB (290 a 320 nanómetros). Esta exposición produce daños en el ADN de los queratinocitos. Estos daños se han asociado a la carcinogénesis dérmica11,12 a través de mutaciones en el gen supresor p5313,14 (Figura 2).

Figura 2. Efecto de la exposición de la piel a la radiación ultravioleta, desde la mutación del queratinocito hasta un carcinoma invasivo

Por este motivo, las personas con historia de exposición prolongada al sol o que trabajan al aire libre15,16, así como aquellas que tienen antecedentes personales de 6 o más quemaduras solares a lo largo de su vida, tienen un riesgo mayor de sufrir QA17. Este riesgo también puede aumentar en personas con antecedentes de quemaduras solares durante la infancia (incluso con un único episodio)18, de ahí la importancia del uso de protectores solares como medida preventiva del desarrollo de QA19.

Los principales factores de riesgo de QA son la exposición crónica al sol, la piel clara, la edad avanzada y el sexo masculino15-17

 

Además, en el desarrollo de QA también pueden estar implicados otros factores de riesgo. Los vemos a continuación:

  1. Fenotipo: el color claro de la piel constituye un factor de riesgo de QA, ya que la melanina epidérmica absorbe la radiación ultravioleta y protege a los queratinocitos contra el daño de la luz ultravioleta. De hecho, la mayoría de este tipo de lesiones se observan en personas con piel clara16,18 y otras características adicionales asociadas a un mayor riesgo de sufrir QA, como pecas, cabello de color claro, propensión a sufrir quemaduras solares con facilidad y dificultad para broncearse20.La ausencia de cabello (Figura 3) es otro factor de riesgo para el desarrollo de QA, ya que este tipo de lesiones se observan con frecuencia en hombres con calvicie. Este factor es especialmente importante en las personas con formas más graves de calvicie, en las que el riesgo de tener 10 o más lesiones de QA puede aumentar hasta 7 veces en comparación con los hombres con formas de calvicie menos graves o sin ella10.
  2. Género. Como hemos visto, los hombres son más propensos que las mujeres a desarrollar QA4-6.
  3. Edad. La prevalencia de QA aumenta con la edad10,21.
  4. Ubicación geográfica. La QA es menos frecuentes en Estados Unidos y el norte de Europa, donde la exposición al sol suele ser menor7.
  5. Otros factores de riesgo incluyen la exposición a rayos X, radioisótopos y arsénico. También el virus del papiloma humano (VPH) se ha asociado a un aumento del riesgo, especialmente en pacientes inmunodeprimidos y trasplantados22,23, así como en pacientes con epidermodisplasia verruciforme24. No obstante, el VPH también se puede detectar en la piel normal25, por lo que se desconoce la relación etiológica entre el VPH y la QA. Además, el riesgo de QA es mayor en personas con trastornos genéticos como el xeroderma pigmentoso, el síndrome de Bloom y el síndrome de Rothmund-Thompson, debido a que en estos trastornos existe una alteración de la reparación del ADN tras la exposición a la radiación ultravioleta.

Figura 3. Queratosis actínica en el cuero cabelludo de un hombre con alopecia

Fuente: Almirall S.A.

¿Cuáles son sus manifestaciones clínicas?

La QA se manifiesta con frecuencia en adultos de mediana edad y piel clara en forma de máculas, placas o pápulas eritematosas y escamosas, solitarias o múltiples, en zonas expuestas al sol (como el cuero cabelludo, la cara, el dorso de las manos o antebrazos, la zona lateral del cuello y zonas distales de las extremidades superiores o inferiores).

La apariencia y color de estas lesiones es variable: pueden ser del mismo color de la piel, amarillentas o eritematosas; la forma puede ser irregular y mal definida o, en algunos subtipos, bien definida. Así, desde el punto de vista clínico, podemos establecer la siguiente clasificación en las formas de presentación de la QA26,27:

  • Común. Una o múltiples máculas o pápulas escamosas ásperas, de 1 a 5 mm de diámetro, amarillentas o eritematosas, mal definidas y de forma irregular.
  • Hiperqueratósica. Una o múltiples máculas o pápulas escamosas de 1 a 5 mm de diámetro y del color de la piel, amarillentas o eritematosas, de superficie hiperqueratósica, mal definidas, de forma irregular.
  • Pigmentada. Mácula escamosa o placa marrón bien definida similar al léntigo solar, y que a veces se asemeja a la queratosis seborreica, al nevus melanocítico o al melanoma maligno temprano28.
  • Verrucosa. Pápula del color de la piel, papilomatosa, elevada, con aspecto verrucoso.
  • Atrófica. Placas con escamas muy suaves sobre una piel brillante muy delgada.
  • Liquen plano (liquenoide). Pápula violácea, bien definida, con líneas blancas finas en la superficie.
  • Queilitis actínica. Aspereza roja escamosa con induración, fisuras y ulceración del labio inferior a las comisuras29.
  • Cuerno cutáneo: protuberancia hipertrófica con forma cónica que crece desde la superficie de la piel30.

Además de estas manifestaciones, podemos encontrar con frecuencia que la piel que rodea a la QA muestra signos de daño solar. Es el llamado campo de cancerización, y en él podemos encontrar una coloración pálido-amarillenta, hiperpigmentación irregular, telangiectasias dispersas o xerosis.

La QA suele ser asintomática, aunque algunos pacientes refieren notar un aumento de sensibilidad, sensación pruriginosa en la zona afectada o, incluso, sangrado si hay rascado de la lesión. Clínicamente, las lesiones se pueden clasificar en tres niveles según su gravedad (Tabla 1)1,31.

Tabla 1. Niveles de gravedad de la queratosis actínica (QA)1,31

GravedadCaracterísticas
Grado 1Leve; marcas rosadas o grises con escamas leves o ásperas al tacto
Grado 2Moderado; hiperqueratosis más gruesa y fácilmente detectable
Grado 3Grave; hiperqueratosis marcada
Campo de cancerizaciónÁrea de piel con daño actínico que puede rodear a cada QA y que muestra las mismas alteraciones genéticas que ella.

QA: Queratosis actínica

Desde un punto de vista citológico, las células de las QA son indistinguibles de las del CCE, y desde el punto de vista de la biología molecular, se parecen mucho. Por eso, hay quienes consideran las QA carcinomas in situ, con un bajo potencial de evolucionar a carcinoma invasivo31.

Diagnóstico

¿Cómo detectar la QA?

Una buena estrategia para detectar las lesiones de queratosis actínica en la consulta de atención primaria es examinar las áreas expuestas al sol (cabeza, cuello y dorso de las manos) aunque el paciente acuda por otro motivo1.

 

En los sistemas sanitarios en los que el médico de atención primaria es el primer contacto con el paciente, podemos detectar lesiones de QA de forma adecuada simplemente con la realización de una exploración dérmica oportunista de 5 minutos de duración, dirigida especialmente a las superficies expuestas al sol (cabeza, cuello y el dorso de las manos).

Esta exploración es fundamental en pacientes de alto riesgo (hombres de piel clara y mediana edad y mayores, expuestos de forma crónica al sol y que viven en latitudes más bajas, así como pacientes con albinismo, xeroderma pigmentoso e inmunodeprimidos)26,31.

Además, esta primera detección puede combinarse con la prevención y el asesoramiento del paciente para su autocuidado.

¿Cómo se diagnostica?

La gran mayoría de las queratosis actínicas pueden diagnosticarse y tratarse en atención primaria1

 

El diagnóstico de QA puede realizarse en atención primaria o especializada, bien como parte de una exploración general de la piel o bien en el contexto de la valoración del daño solar, de lesiones focales queratósicas o de cáncer de piel. En los casos en los que se detecte carácter maligno e invasivo de la lesión, la atención del paciente debe compartirse con un miembro de un equipo multidisciplinario de cáncer de piel1.

El diagnóstico de QA suele ser clínico1,31, de forma que para realizarlo suele ser suficiente una historia clínica característica y la exploración física. Así, una historia clínica compatible con una lesión típica en un hombre de piel clara, mayor de 40 años, que ha pasado mucho tiempo al aire libre desde la infancia sin el uso de protección solar y que cuenta además otros factores de riesgo es determinante para el diagnóstico de QA.

Ciertos signos de la exploración física, como la presencia de máculas o placas pequeñas (1 a 5 mm), del color de la piel, amarillentas o eritematosas, únicas o múltiples, mal definidas y en áreas expuestas al sol (especialmente la frente, cuero cabelludo, orejas, labio inferior y dorso de las manos y antebrazos) complementan el diagnóstico1,31.

Pruebas complementarias

La dermatoscopia se recomienda cuando encontramos signos atípicos para QA durante la exploración clínica.

En la dermatoscopia, las lesiones de QA tienen un patrón de fresa, con un fondo eritematoso, entre rosado y rojo, con vasos delgados y ondulados que rodean los folículos pilosos, escamas blanco-amarillentas y folículos pilosos llenos de tapones queratósicos amarillentos y rodeados por un halo blanco. La aparición en la dermatoscopia de vasos punteados que rodean los folículos pilosos, patrón de estallido estelar y coalescencia de los folículos queratósicos constituyen posibles signos tempranos de progresión a CCE32.

Aunque en la práctica clínica, distinguir entre lesiones pigmentadas de QA y lentigo maligno puede ser todo un reto, en la dermatoscopia las primeras suelen aparecer como puntos de color gris pizarra a marrón alrededor de los orificios foliculares y como estructuras anulares-granulares y romboidales33. Ciertas características, como la presencia de pigmentación intensa, líneas romboidales grises y la pérdida de folículos identificables, sugieren que puede tratarse de lentigo maligno. No obstante, en estos casos el estudio histopatológico de las lesiones sigue siendo la prueba diagnóstica estándar.

En los casos en los que la exploración clínica y los resultados de la dermatoscopia no son típicos de QA y existe sospecha de malignidad (Cuadro 1), también puede estar indicada una biopsia de la lesión y su estudio histopatológico1,34. Desde el punto de vista histológico podemos diferenciar 5 tipos de QA:

  • hipertrófica
  • atrófica
  • bowenoide (esta categoría es controvertida)
  • acantolítica
  • pigmentada35.

De esta forma, la biopsia ayuda a descartar otros diagnósticos diferenciales, como los recogidos en la Tabla 2.

Cuadro 1. Indicaciones de la biopsia31

Se recomienda biopsia y estudio histológico en los siguientes casos:

  • Diagnóstico clínico poco claro con respecto a la enfermedad subyacente
  • Diagnóstico clínico poco claro con respecto al comportamiento biológico de la lesión
  • Parámetros clínicos que pueden ser indicadores de progresión de QA a CCE invasivo36:
    • Criterios mayores: ulceración, induración, sangrado, diámetro >1 cm, crecimiento rápido, eritema
    • Criterios menores: dolor, palpabilidad, hiperqueratosis, prurito, pigmentación
  • Lesiones de QA que no responden al tratamiento adecuado (no regresión o recurrencia)

QA: queratosis actínica; CCE: carcinoma de células escamosas

Tabla 2. Diagnóstico diferencial de la queratosis actínica35

CCE in situ (enfermedad de Bowen)*
CCE invasivo
Queratoacantoma
Carcinoma de células basales
Queratosis seborreica*^
Lupus eritematoso (discoide localizado, hipertrófico y cutáneo subagudo)
Psoriasis
Poroqueratosis actínica superficial diseminada
Acantoma de células grandes
Lentigo solar, lentigo maligno y melanoma in situ^
Verruga*
Liquen plano

CCE: carcinoma de células escamosas
* Principalmente para las formas de QA hipertróficas o con asta cutánea
^Principalmente para las formas de QA pigmentadas

Sea cual sea el método utilizado, una vez realizado el diagnóstico de QA deberemos registrar tanto la localización como el grosor y gravedad de la lesión1, así como informar al paciente de la necesidad de usar protección solar.

Además, todos los pacientes necesitan información clara sobre el riesgo particular y general de evolución a CCE, de manera que puedan identificar de forma precoz cualquier síntoma de alarma que requiera atención médica, como el sangrado, un crecimiento significativo o mayor protuberancia1.

¿Cuáles son los criterios de derivación del paciente con QA?

La mayoría de las QA pueden diagnosticarse y tratarse en atención primaria1,37, aunque existen una serie de situaciones en las que se recomienda la derivación del paciente a atención especializada. Estas situaciones son las siguientes1:

  • Lesión/es de QA que no responde/n a los tratamientos habituales;
  • Lesiones de QA múltiples o recurrentes de difícil manejo;
  • QA que aparecen en pacientes inmunodeprimidos a largo plazo;
  • Dudas diagnósticas de que la lesión pueda ser un CCE, por la presencia de síntomas como sangrado, dolor o engrosamiento al palpar la lesión entre el dedo y el pulgar.

La Tabla 3 muestra los pacientes de alto riesgo de CEE y los signos de alerta para derivar a atención especializada.

Tabla 3. Criterios de derivación de atención primaria a dermatología

Identificar pacientes de alto riesgo
  • Paciente inmunosuprimido
  • Antecedentes de cáncer de piel
  • Daño solar extenso en la piel
  • Paciente con antecedentes de fototerapia
  • Paciente muy joven
  • Paciente con xerodermia pigmentosa
  • Fallo previo en la respuesta a terapias de primera línea en atención primaria
Signos de alerta
  • Lesiones que crecen rápidamente
  • Lesiones que tienen una base firme y carnosa o son dolorosas
  • Lesiones que no responden al tratamiento
Considerar referir a atención secundaria.Todos ellos son de derivación prioritaria a atención secundaria.
Si el paciente no es de alto riesgo o no presenta signos de alerta, tratar en atención primaria

Fuente: Adaptado de NHS38

Tratamiento

¿Cuál es el tratamiento de la QA?

Podemos dividir el tratamiento de la QA en general y activo.

Tratamiento general

En los casos en los que sea necesario, se recomienda realizar modificaciones de los hábitos de vida del paciente, como disminuir la exposición solar o cambiar el lugar de trabajo (en los casos en los que este implique exposición solar).

La piel envejecida y expuesta al sol suele estar seca, por lo que el uso de emolientes puede constituir otro pilar importante en el tratamiento general del paciente con QA, si bien es cierto que su efecto directo no está claro. Añadir otros principios activos, como la urea o el ácido salicílico, también puede proporcionar beneficios en este sentido1.

Se ha demostrado que la fotoprotección tiene un efecto beneficioso doble (emoliente y fotoprotector) y que la aplicación diaria de protector solar de amplio espectro (contra los rayos UVA y UVB) con un SPF de 15 o más, como parte de cualquier régimen de tratamiento, consigue prevenir el desarrollo de nuevas lesiones3,31, el número total de lesiones de QA3,31,39 e, incluso, la incidencia de CCE31,40.

Tratamiento activo

Puesto que resulta muy difícil predecir qué lesión de QA va a progresar a CEE, se recomienda tratar todas las lesiones de QA31

 

En general, las lesiones de QA pueden erradicarse con seguridad y eficacia. Es cierto que la tasa de malignización es baja, pero existe, y aunque existe un potencial de regresión, este es bajo y las recidivas frecuentes. Por tanto, aunque algunos expertos1 consideran que no tratar es una opción en algunos casos, en general se considera que el tratamiento está justificado siempre31.

El objetivo del tratamiento es minimizar el riesgo de progresión a ECC invasivo, a la vez que se obtiene el mejor resultado cosmético posible. La tasa de curación habitual de la mayoría de los tratamientos es >90 %41.

Las opciones terapéuticas para pacientes con QA son diversas e incluyen cirugía, crioterapia, medicamentos tópicos, dermoabrasión o terapia fotodinámica (TFD), entre otros. A esta complejidad en la variedad terapéutica se añade la gran cantidad de agentes terapéuticos en cada grupo, sus modos de aplicación y la flexibilidad con la que se pueden utilizar. Por ello, y aunque la mayoría de los pacientes con QA pueden atenderse y tratarse de forma tópica1 en atención primaria, a la hora de decidir el tratamiento más adecuado para el paciente con QA es importante tener en cuenta la serie de factores que se recogen en la Tabla 4.

Tabla 4. Factores a considerar para la elección del tratamiento de pacientes con QA43

Factores asociados a la lesión
Naturaleza
Número
Tamaño
Ubicación anatómica
Cambio en el patrón de crecimiento
Sospecha de lesiones subclínicas
Factores asociados al paciente
Tolerabilidad/adherencia
Síntomas y problemas estéticos
Preferencias
Comorbilidad
Tratamiento previo de las lesiones
Otros factores
Experiencia del médico
Disponibilidad, eficacia y coste de las opciones de tratamiento

Las opciones de tratamiento también se pueden dividir en función de si van dirigidas a tratar lesiones clínicamente visibles o palpables o si, por el contrario, pretenden tratar zonas subclínicas de queratinocitos atípicos situadas en áreas de piel con daño solar crónico (el llamado campo de cancerización) y no solo las zonas con manifestaciones clínicas de QA. El campo de cancerización es, por tanto, la presencia en piel clínicamente normal de células alteradas genéticamente con riesgo de transformación maligna31.

Las opciones terapéuticas para pacientes con QA incluyen terapias dirigidas a las lesiones (por ejemplo, cirugía, crioterapia, dermoabrasión) y terapias dirigidas al campo de cancerización (por ejemplo, diclofenaco, fluorouracilo, imiquimod, mebutato de ingenol), además de la terapia fotodinámica (TFD)42

 

En términos generales, las opciones terapéuticas que van dirigidas a tratar la lesión —como la crioterapia, los procedimientos quirúrgicos y algunos medicamentos tópicos— constituyen la estrategia principal para tratar lesiones aisladas, mientras que las denominadas terapias de campo —como el diclofenaco tópico, el fluorouracilo tópico, el imiquimod y la TFD— son especialmente útiles para tratar pacientes con áreas múltiples de QA y con lesiones subclínicas no detectables mediante inspección visual o la palpación (campo de cancerización)42.

Tratamiento tópico

El tratamiento tópico es de elección cuando las lesiones de QA son delgadas, especialmente las situadas en cuero cabelludo, orejas, nariz, mejillas, frente y zona perioral1. El tratamiento tópico, además de ser adecuado como tratamiento dirigido a lesiones, también lo es cuando se utiliza como tratamiento de campo, en cuyo caso debemos definir junto al paciente el tamaño del campo para garantizar la anticipación y la tolerancia de los efectos secundarios.

Se debe educar al paciente al comienzo del tratamiento sobre aspectos como la forma de aplicar el medicamento tópico y sus efectos secundarios, así como establecer un plan que permita el seguimiento de estos pacientes desde atención primaria.

Los tratamientos tópicos para la QA son los siguientes:

  • 5-fluorouracilo al 5 %. El fluorouracilo al 5% (5-FU) (no comercializado en España) es un antimetabolito quimioterapéutico que elimina la lesión al interferir con la síntesis de ADN mediante la inhibición de la timilidato-sintetasa. En menor medida, interfiere con la transcripción del ARN. Puede usarse como tratamiento dirigido a la lesión o como tratamiento de campo. Presenta una alta tasa de eliminación clínica inicial (del 50 al 96 %), aunque la tasa de recidivas a los 12 meses también es alta (55 %)43. En 2013, una revisión Cochrane con metanálisis determinó que el 5-FU era el más efectivo de los tratamientos locales1.La reacción inflamatoria local que puede producir su uso al 5 % en tratamiento de campo puede ser importante1. No obstante, su formulación al 0,5 % combinada con ácido salicílico al 10 % comporta menos efectos secundarios43.
  • 5-fluorouracilo al 0,5 % con ácido salicílico al 10 %. El ácido salicílico está indicado en la fase previa a la aplicación del 5-FU para eliminar la queratina que cubre la lesión. Actualmente existe una combinación de ácido salicílico al 10 % con 5-fluorouracilo, para incrementar la penetración cutánea de este compuesto1. Un estudio piloto realizado con este preparado consiguió la eliminación completa del 77 % de las QA tras 84 días de tratamiento43. Alrededor del 50 % de los pacientes interrumpen el tratamiento a las 6 semanas debido a la desaparición de las lesiones1.
  • Imiquimod. Se usa al 3,75 y al 5 %. El imiquimod es un modulador de la respuesta inmunitaria. La tasa de remisión depende de la concentración y la pauta. Por ejemplo, al 5 %, aplicado 2-3 veces por semana durante 12-16 semanas, la tasa de curación varía entre el 45 % y el 84 %. La tasa de recurrencia es del 10 % al año y del 20 % a los 2 años. Consigue buenos resultados estéticos, ya que mantiene la calidad cutánea del paciente. No obstante, puede producir una dermatitis grave, de intensidad variable, no predecible, distinta para cada paciente43.Al 3,75 %, la tasa de remisión completa de todas las QA se consigue en el 36% de los pacientes, y la eliminación parcial (≥75 % de las lesiones) en el 59 % de los pacientes. Esta formulación puede aplicarse en zonas más extensas que la del 5 % y en una pauta más corta43.
  • Diclofenaco al 3 % en gel de ácido hialurónico al 2,5 %. El diclofenaco tiene acción antiinflamatoria y antineoplásica. El ácido hialurónico ayuda a transportar el principio activo y lo mantiene en la epidermis, lo que facilita su acción. La tasa de respuesta parcial (≥75 % de las lesiones) está en torno al 85 % a los 90 días de tratamiento, y la remisión clínica completa en el 41-50 % de los pacientes. La eficacia de un ciclo único de 90 días persiste al cabo de 1 año en la mayoría de los pacientes43. Está indicado en pacientes con QA leves y se puede aplicar en zonas extensas (múltiples lesiones). Se aplica 2 veces al día durante 60-90 días. Tiene muy buena tolerancia43.
  • Mebutato de ingenol. Este medicamento fue suspendido el 17 de enero de 2020 y ya no se comercializa en Europa. La EMA lo suspendió mientras continúa la evaluación de seguridad, debido a la posibilidad de que aumente el riesgo de cáncer de piel. Hasta entonces, se presentaba en dos concentraciones diferentes: 0,015 y 0,05 %. Estaba indicado para el tratamiento de la QA no hiperqueratósica y no hipertrófica, y presentaba la ventaja de su corta duración de tratamiento (2 o 3 días)43.
De todos estos tratamientos, los más apropiados para usar en atención primaria ―aparte de conducta expectante con emolientes y protección solar― son el diclofenaco al 3 % en gel y la combinación de 5-FU 0,5 % y ácido salicílico 10 %1.

 

Siempre debe advertirse de la posibilidad de efectos secundarios con el tratamiento y cómo actuar. La mayoría causan enrojecimiento, inflamación y, a veces, costras, lo cual puede llevar al abandono del tratamiento si no se está advertido. Las estrategias para minimizarlos incluyen las siguientes1:

  • usar emolientes;
  • aumentar el intervalo de aplicación;
  • hacer breves descansos en el tratamiento;
  • en algunos casos, aplicar corticoides tópicos.

La Tabla 5 recoge las principales características y efectos secundarios de las opciones terapéuticas tópicas para pacientes con QA.

Tabla 5. Principales opciones terapéuticas tópicas para la queratosis actínica

En los casos en los que haya una falta de respuesta al tratamiento tópico, será necesario realizar nuevas intervenciones, bien mediante la derivación del paciente a atención secundaria o bien mediante cirugía para obtener una muestra histológica y ampliar el tratamiento1.

Tratamiento quirúrgico

Los procedimientos quirúrgicos disponibles tratan las lesiones utilizando métodos físicos, como la crioterapia, la dermoabrasión, la escisión por raspado y el curetaje. Es necesaria la biopsia previa de las lesiones sospechosas de CCE34.

Dentro de estas opciones, la criocirugía con nitrógeno líquido es la más utilizada y de preferencia en el caso de pacientes con 1-3 lesiones aisladas en diferentes localizaciones anatómicas (sobre todo en la región perioral y periocular). Sus efectos adversos a corto plazo (como el dolor y la inflamación) y a largo plazo (cicatrización e hipopigmentación)1 la convierten en una terapia menos apropiada para pacientes con múltiples lesiones, si bien la criocirugía aplicada en áreas extensas, conocida como crio-peeling, puede usarse para tratar zonas de QA47.

Otras opciones quirúrgicas, como la escisión por raspado y el curetaje, también se pueden utilizar para tratar lesiones aisladas, si bien su uso se basa en evidencia limitada procedente de estudios observacionales pequeños y de la experiencia clínica48.

Terapia con láser, dermoabrasión y exfoliación química

Estos tratamientos, puesto que conllevan la destrucción dérmica a una profundidad controlada, pueden ser otra opción terapéutica para pacientes con QA, si bien se consideran de segunda línea. Estas terapias físicas conllevan un riesgo significativo de efectos secundarios a largo plazo, como hipopigmentación, eritema persistente y cicatrización, especialmente las técnicas de láser ablativas, que además requieren profilaxis antibiótica1.

Tratamiento sistémico

El tratamiento sistémico por lo general se administra como prevención secundaria en pacientes con múltiples QA de grado 3, historia de CCE múltiples e inmunosupresión1. Este tratamiento puede realizarse con un retinoide sistémico (acitretina) y siempre formando parte de una decisión multidisciplinar, ya que el empleo de este tratamiento puede asociarse a una considerable morbilidad y un posible efecto de rebote tras su suspensión1,49. Además, el uso de retinoides sistémicos puede estar justificado en pacientes de muy alto riesgo, como los receptores de trasplantes de órganos, donde existe un posible aumento del riesgo de progresión de QA a CCE49.

Aunque disponemos de poca literatura sobre el tratamiento con citotóxicos sistémicos en inmunosuprimidos, la capecitabina en pacientes trasplantados con CCE, carcinoma de células basales (CCB) o QA frecuentes ha mostrado disminuir la incidencia mensual de estas lesiones en un 22 %, 33 % y 45 %, respectivamente, de los niveles de pretratamiento1,50.

Por otra parte, el tratamiento con inhibidores de la ciclooxigenasa-2 (celecoxib) durante 9 meses puede reducir el número de lesiones de CCB y CCE, pero no parece modificar el número de lesiones de QA51, por lo que no hay datos que apoyen su papel terapéutico en pacientes con QA52.

Terapia fotodinámica (TFD)

No es un método puramente mecánico, sino mixto. Consiste en la administración de un agente fotosensibilizante, que se acumula en las células cancerígenas y se activa cuando se hace incidir sobre la lesión la luz con la longitud de onda adecuada. Su activación produce la destrucción selectiva de las células cancerígenas por radicales libres de oxígeno, sin dañar los tejidos circundantes. Entre los agentes fotosensibilizantes, los más utilizados en dermatología son el ácido 5-deltaaminolevulínico (ALA) y el metilaminolevulinato (MAL)43.

La TFD es el tratamiento de elección en pacientes con lesiones individuales no hiperqueratósicas y numerosas que afectan a zonas faciales y del cuero cabelludo. El paciente tipo para este tipo de terapia es aquel que presenta lesiones de QA grado 1-3 múltiples, especialmente aquellos con afectación amplia en áreas fotoexpuestas (cara y cuero cabelludo).

Constituye un tratamiento especialmente adecuado en pacientes con campo de cancerización, ya que permite el tratamiento tanto de las lesiones clínicamente visibles como de las subclínicas53. En este sentido, las terapias con ALA o MAL han demostrado una alta eficacia54,55.

Combinaciones de tratamientos

Otras estrategias terapéuticas más novedosas para el tratamiento de las QA combinan tratamientos dirigidos a las lesiones y tratamientos dirigidos al campo, consiguiendo de esta forma optimizar el aclaramiento de las lesiones visibles y discretas, así como de las lesiones subclínicas en piel con daño solar56,57. Estas combinaciones pueden ser de dos tipos, según el tipo de aplicación:

  1. Secuencial, en la que un tratamiento sigue a otro en función de los resultados obtenidos.
  2. Simultánea, en la que se utilizan dos principios activos para potenciar la eficacia1.

Algunos ejemplos de tratamientos combinados de forma secuencial son la crioterapia aplicada antes o después del fluorouracilo tópico58, del  imiquimod tópico59 o del diclofenaco al 3 % en gel de ácido hialurónico60, y la TFD antes o después del fluorouracilo tópico o  del imiquimod tópico61. En este sentido, la combinación de diclofenaco al 3 % como tratamiento previo al 5-FU con ácido salicílico también ha mostrado resultados efectivos como régimen secuencial59.

Un ejemplo de combinación simultánea es la asociación de ácido salicílico al 10 % con 5-FU; en este caso, el ácido salicílico actúa como queratolítico superficial, por lo que mejora así la absorción y, por lo tanto, la eficacia del 5-FU43.

¿Qué estrategia terapéutica elegir?

Ante el amplio abanico de opciones terapéuticas del que disponemos, se han elaborado diferentes algoritmos clínicos.

Ferrándiz et al., en su Adaptación española de la Guía europea para la evaluación y tratamiento de la queratosis actínica43, proponen el algoritmo de tratamiento de la Figura 4.

Figura 4. Algoritmo de tratamiento de la queratosis actínica

Por su parte, la Primary Care Dermatology Society62 propone el tratamiento mostrado en la Tabla 6 para el abordaje de las QA en atención primaria.

Tabla 6. Recomendaciones para el tratamiento de la queratosis actínica en atención primaria62

Tratamiento de las queratosis actínicas en situaciones específicas de riesgo

Existen algunas situaciones que ameritan un enfoque particular.

Pacientes inmunosuprimidos y receptores de trasplante de órgano sólido

Los pacientes inmunosuprimidos tienen más riesgo de cáncer de piel1. Los enfermos receptores de trasplante de órgano sólido —que requieren una inmunosupresión mantenida— tienen mayor riesgo de presentar QA, que a menudo se manifiestan con una clínica atípica. Suelen ser lesiones múltiples, con un riesgo mayor y una evolución más rapida a CCE invasivo que la población inmunocompetente43. Además, es posible que el tratamiento de las QA en este grupo de pacientes sea menos efectivo, tal vez porque las lesiones son más proliferativas e hiperqueratósicas o porque nuevas lesiones aparecen con rapidez en las zonas tratadas1.

El riesgo relativo de desarrollar QA en la población de trasplantados se multiplica por 250 en relación con la población inmunocompetente43.

 

Los pacientes trasplantados precisan medidas preventivas rigurosas (como fotoprotección extrema), así como revisiones periódicas para detectar y tratar las QA de forma precoz1,43.

En cuanto al tratamiento de las QA en las personas trasplantadas, se recomienda combinar procedimientos destructivos que permitan el estudio anatomopatológico de la lesión con tratamientos farmacológicos que incrementen la efectividad y permitan tratar el campo de cancerización43,63. Entre ellos destaca, por su efectividad y seguridad demostrada en pacientes trasplantados, el diclofenaco en gel de ácido hialurónico, el imiquimod, la TFD y el 5-FU63.

Otros pacientes de riesgo

Otras circunstancias que aumentan el riesgo de evolución de la QA a CCE son las siguientes:

  • QA múltiples y confluentes1;
  • lesiones localizadas en los labios, orejas y zona periocular: los carcinomas localizados en estas zonas tienen mayor potencial metastatizante43;
  • QA en personas con antecedentes de CCE invasivo43;
  • QA secundarias a radiaciones ionizantes43;
  • QA en pacientes infectados por el VIH43.

En estas situaciones, al igual que en los pacientes inmunosuprimidos, se recomienda utilizar técnicas que permitan el estudio anatomopatológico1,43, aunque pueden combinarse con tratamientos tópicos43.

Tratamiento en localizaciones específicas

La morbilidad de las QA varía según la localización; además, hay tratamientos más apropiados para unas localizaciones que para otras:

  • Zona periocular. El problema de esta zona es el riesgo de efectos adversos en el ojo. La ficha técnica de todos los tratamientos tópicos advierte en este sentido, y el nitrógeno líquido puede usarse, pero con cuidado de que el vapor no entre en el ojo. La cirugía es otra opción, con cuidado de respetar la función del párpado64. Por tanto, aunque es posible tratarlas, debe hacerse con instrucciones claras y una supervisión muy estrecha, y siempre en atención especializada1.
  • Orejas. El riesgo de metástasis del CCE es mayor en esta localización, por lo que tratar las QA es prioritario. Siempre deben biopsiarse1,64.
  • Labios. La queilitis actínica, un tipo de QA, es la lesión premaligna más frecuente del labio y se asocia a la exposición prolongada al sol. Su prevalencia es alta en hombres de piel clara ≥40 años y en personas que trabajan o practican actividades recreativas al sol. El tratamiento puede ser tópico o quirúrgico, aunque no se ha establecido cuál es el óptimo64.
  • Antebrazos y manos. Las QA del dorso de las manos suelen ser múltiples e hiperqueratósicas. Está indicado el tratamiento precoz con fármacos tópicos o TFD, ya que podría reducir la necesidad de escisión quirúrgica futura. La piel de esta zona tolera mejor la irritación y otros efectos secundarios, por lo que a veces es posible alargar el tratamiento. Esto puede ser necesario, ya que la piel es más gruesa y además la hiperqueratosis puede empeorar la penetración del producto. El 5-FU combinado con ácido salicílico es útil para tratar las QA de grado 3 del antebrazo y el dorso de la mano1.
  • Debajo de la rodilla. Las QA en esta localización son frecuencia coexisten con CCE in situ, y la predisposición a desarrollar cáncer diferente de melanoma (incluido el carcinoma de células basales) es mayor. Por otro lado, es una zona con tendencia a curar peor, por lo que debe buscarse el equilibrio entre la necesidad de tratar y los riesgos de hacerlo (incluidas la falta de curación y la infección). Por eso, suelen ser preciso regímenes de tratamiento más flexibles1.

Una opción es el tratamiento intermitente, de baja intensidad y crónico (por ejemplo, de 4 a 8 semanas de tratamiento con 5-FU al 5 % aplicado una vez a la semana con vendaje oclusivo y dejado durante 7 días). Puede ser preciso interrumpir temporalmente el tratamiento si se produce pérdida de la integridad cutánea. El diclofenaco al 3% en gel de ácido hialurónico es una alternativa con menos efectos secundarios, pero la efectividad puede ser menor. Otra opción es la TFD1.

Fracaso del tratamiento

Aunque todos los tratamientos tienen un riesgo potencial de fracaso, cuando esto ocurre o la lesión recidiva, se recomienda cirugía con objeto de obtener material para realizar un examen anatomopatológico con el fin de descartar un CEE invasivo43.

Otra posibilidad es que el diagnóstico sea incorrecto o que, en realidad, están apareciendo nuevas lesiones. Esto no traduce el fracaso del tratamiento, sino la naturaleza de la enfermedad1.

Una vez que un paciente se diagnostica de QA, es probable que necesite tratamiento intermitente de por vida1.

Algoritmo de tratamiento en pacientes de riesgo

La propuesta de tratamiento elaborada por clínicos expertos de AKTeamTM (Tabla 7) refleja, además del abordaje según el tipo de lesión, la necesidad de biopsiar las QA en las localizaciones y en los pacientes de riesgo de evolución a CCE64.

Tabla 7. Algoritmo de tratamiento de la queratosis actínica, incluidas situaciones específicas de riesgo64

Precisan biopsia las QA en pacientes inmunosuprimidos y receptores de trasplante de órganos, así como en pacientes con vitíligo, albinismo o psoriasis. También deben biopsiarse las QA localizadas en manos, antebrazos, piernas, región periorbital, párpados, orejas o labios64.

¿Cuál es el pronóstico y curso clínico de la QA?

En cuanto a su curso clínico, la QA se considera una lesión premaligna que puede progresar a cáncer de piel invasivo. En este sentido, la probabilidad de que una lesión de QA progrese a CCE es baja (entre el 0,03 % y el 20 %)65,66, si bien es cierto que aproximadamente el 60 % de los carcinomas cutáneos de células escamosas se originan en lesiones de QA preexistentes67.

Por otra parte, las lesiones que no progresan a formas malignas pueden persistir como QA o incluso remitir espontáneamente65,68 (especialmente en el caso de lesiones de grado 1 y 2). El porcentaje de remisión de las lesiones de QA oscila entre el 20 % y el 30 % al año, y puede alcanzar valores de hasta el 63 % anual. No obstante, una vez que remiten, las lesiones pueden reaparecer posteriormente con una probabilidad anual de entre el 15 % y el 53 %69.

Además, la presencia de QA sirve como indicador de la existencia de daño solar crónico y, por lo tanto, de mayor riesgo de desarrollar CCE y carcinoma basocelular en otros lugares33,70,71. También el aumento de la edad y la presencia de QA se correlacionan con un mayor riesgo de desarrollar CCE y carcinoma basocelular, así como melanoma maligno72.

¿Cómo prevenir la QA?

Desde el punto de vista de la prevención primaria, existen una serie de medidas útiles para prevenir el desarrollo de QA. Así, se recomendarán al paciente medidas preventivas, como las siguientes31:

  • evitar la exposición solar (especialmente entre las 11 a. m. y las 2 p. m.);
  • usar ropa protectora: manga larga, pantalones largos, gorra o sombrero que cubran lo máximo posible y gafas de sol;
  • aplicar protectores solares de amplio espectro y FPS de 30 o más.

Estas medidas, además de prevenir el desarrollo de nuevas lesiones de QA, también acelerarán la tasa de remisión de las lesiones ya existentes73. Por último, es muy importante educar a los pacientes de alto riesgo para que practiquen una autoexploración, ya que será útil a la hora de detectar cambios sospechosos de transformación maligna1.

Desde el punto de vista de la prevención secundaria en pacientes con QA, de igual forma deberemos recomendar que eviten la exposición excesiva al sol, (especialmente entre las 11 a. m. y las 2 p. m.), el uso de ropa protectora cuando estén al aire libre y de protector solar de amplio espectro (con al menos un FPS de 30 y 3 o 4 veces al día) sobre áreas expuestas al sol. Además, insistiremos en la importancia de realizar autoexploraciones para detectar malignizaciones o nuevas lesiones de QA.

Últimas guías publicadas
  1. Guía de la de la Asociación Británica de Dermatólogos para el cuidado de pacientes con queratosis actínica:

http://doi.wiley.com/10.1111/bjd.15107

De Berker D, McGregor JM, Mohd Mustapa MF, Exton LS, Hughes BR. British Association of Dermatologists’ guidelines for the care of patients with actinic keratosis 2017. Br J Dermatol [Internet]. 2017;176(1):20–43.   

  1. Guía basada en la evidencia y el consenso (S3) para el tratamiento de la queratosis actínica, elaborada por la Liga Internacional de Sociedades Dermatológicas en cooperación con el Foro Europeo de Dermatología:

http://doi.wiley.com/10.1111/jdv.13180

Werner RN, Stockfleth E, Connolly SM, Correia O, Erdmann R, Foley P, et al. Evidence- and consensus-based (S3) Guidelines for the Treatment of Actinic Keratosis – International League of Dermatological Societies in cooperation with the European Dermatology Forum – Short version [Internet]. Vol. 29, Journal of the European Academy of Dermatology and Venereology. 2015. p. 2069-79.

  1. Guía del Foro Europeo de Dermatología sobre terapia fotodinámica tópica:

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26065545

Morton C, Szeimies RM, Sidoroff A, Wennberg AM, Basset-Seguin N, Calzavara-Pinton P, et al. European dermatology forum guidelines on topical photodynamic therapy. Eur J Dermatology [Internet]. 2015;25(4):296-311.  

  1. Guía canadiense sobre el manejo de las queratosis actínicas:

http://journals.sagepub.com/doi/ 10.1177/1203475415583414

Poulin Y, Lynde CW, Barber K, Vender R, Claveau J, Bourcier M, et al. Non-melanoma skin cancer in Canada, chapter 3: Management of actinic keratoses. J Cutan Med Surg [Internet]. 2015;19(3):227-38.

  1. Consenso español-portugués sobre el uso de la terapia fotodinámica mediada por la luz diurna con metil-aminolevulinato en el tratamiento de la queratosis actínica:

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26115793

Gilaberte Y, Aguilar M, Almagro M, Correia O, Guillén C, Harto A, et al. Spanish-Portuguese consensus statement on use of daylight-mediated photodynamic therapy with methyl aminolevulinate in the treatment of actinic keratosis. In: Actas dermo-sifiliograficas [Internet]. 2015. p. 623-31.

  1. Guía para el manejo de la queratosis actínica en lugares corporales específicos en pacientes con alto riesgo de lesiones carcinomatosas: consenso de expertos del AKTeamTM de médicos expertos:

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29235161

Richard MA, Amici JM, Basset-Seguin N, Claudel JP, Cribier B, Dreno B. Management of actinic keratosis at specific body sites in patients at high risk of carcinoma lesions: expert consensus from the AKTeamTM of expert clinicians [Internet]. Vol. 32, Journal of the European Academy of Dermatology and Venereology. 2018. p. 339-46. 

  1. Adaptación española de la Guía europea para la evaluación y tratamiento de la queratosis actínica

https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0001731014000416?via%3Dihub

Ferrándiz C, Fonseca-Capdevila E, García-Diez A, Guillén-Barona C, Belinchón-Romero I, Redondo-Bellón P, et al. Adaptación española de la Guía europea para la evaluación y tratamiento de la queratosis actínica. Actas Dermosifiliogr. 2014;105:378-93.

Recursos relacionados

Recursos en línea y apps para médicos

Los recursos disponibles en Internet en referencia a la QA suelen estar relacionados con información general sobre dermatología y, en particular, sobre el cáncer de piel.

Los más útiles para el médico son aquellos avalados por sociedades dermatológicas y los que contienen guías visuales que permiten al profesional mantener actualizados sus conocimientos sobre la patología.

Recursos relacionados

Webs de dermatología para médicos

Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV)

Se trata de una sociedad médico-científica que tiene por objeto fomentar el estudio de la piel y de sus enfermedades. Está orientada fundamentalmente a dermatólogos. Parte de sus recursos son de solo para socios y parte son de acceso libre.

Proporciona información sobre el Congreso Nacional AEVD y otras reuniones y eventos de dermatología. Posee una biblioteca virtual para socios. En la sección APPTECA hay una colección de aplicaciones para dispositivos móviles útiles para los profesionales sanitarios.

European Dermatology Forum (EDF)

Es el sitio web de una organización sin ánimo de lucro dedicada a mejorar el estado de esta especialidad médica a nivel europeo. Aquí se pueden encontrar y descargar las guías clínicas europeas vigentes, incluidas las de queratosis actínica.

American Academy of Dermatology (AAD)

Es el sitio web de la asociación de dermatólogos más numerosa y representativa de Estados Unidos (en inglés). Para los profesionales hay una sección que recoge las guías clínicas vigentes, además de otros recursos interesantes.

Instituto Nacional del Cáncer

El Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos proporciona información sobre el cáncer de piel tanto para profesionales de la salud como para pacientes. Se puede acceder a la versión en inglés y en español. Para profesionales, cuenta con los siguientes recursos:

  • Información sobre el tratamiento del cáncer de piel, incluido el melanoma.
  • Últimas novedades de investigación.
  • Estadísticas y epidemiología.
  • Recursos de prevención del cáncer de piel para profesionales de la salud.

Tiene también información adaptada a los pacientes, como esta: Cáncer de piel: Tratamiento.

Farmacosalud.com

Se trata de un portal de difusión informativa dirigida a profesionales sanitarios y dedicado específicamente a avances médicos y tratamientos. Tiene artículos sobre queratosis actínica, como Queratosis Actínica, el precáncer más común o Los rayos UVA pueden contribuir a acelerar el proceso de queratosis actínica.

Apps de dermatología para médicos

MyDermPath+

Esta aplicación ayuda a los médicos al diagnóstico diferencial de las enfermedades dermatológicas usando un enfoque clínico-patológico y algoritmos interactivos.

Disponible en inglés para dispositivos con sistema Android e IOS.

Dermoscopy Two Step Algorithm

App diseñada para ayudar a los médicos a interpretar los patrones dermatoscópicos, a través de una serie de preguntas que llevan al diagnóstico más probable. Contiene también más de 80 imágenes y cuadros para ayudar al diagnóstico, además de 50 casos interactivos.

Disponible en inglés para dispositivos con sistema Android

Información para pacientes

Descarga en PDF los Consejos para pacientes con queractosis actínica

 

Introducción

La causa más frecuente de QA es la excesiva exposición al sol. Esta exposición a los rayos ultravioleta de la luz solar causa, a largo plazo, cambios en el tamaño, la forma y la organización de las células de la piel conocidas como queratinocitos43.

En la mayoría de los casos, la QA se puede tratar y curar. El resultado es más favorable si se detecta la enfermedad en sus primeras etapas.

¿Qué es la queratosis actínica?

La queratosis actínica (QA) es una enfermedad de la piel en la que se producen una o varias manchas o lesiones ásperas y escamosas, rasposas a la piel, levemente rojizas, en partes del cuerpo que están expuestas al sol43.

Estas lesiones se consideran precancerosas. Si no se tratan, pueden evolucionar hasta convertirse en un tipo de cáncer llamado carcinoma invasivo de células escamosas, que, en raras ocasiones, puede causar metástasis (diseminación del cáncer de una parte del cuerpo a otra)1.

¿Cuáles son los síntomas de la queratosis actínica?

Una queratosis actínica puede aparecer como un área en la piel abultada y rasposa, y su color puede ser rosa, rojo, o marrón; a veces es del mismo color que la piel normal. Las queratosis actínicas se desarrollan más comúnmente en las partes del cuerpo que están más expuestas al sol, como la cara, las orejas, el cuello, el dorso de las manos o los antebrazos27.

Si los labios se pelan o se agrietan, especialmente si es el labio inferior después de estar al sol, también puede ser una señal de queratosis actínica. En este caso, se llama queilitis actínica29.

¿Qué causa la queratosis actínica?

La causa más frecuente de queratosis actínica es la excesiva exposición al sol (también a la luz de las cabinas de rayos UVA). La exposición a los rayos ultravioletas de la luz solar causa, a largo plazo, cambios en el tamaño, la forma, y la organización de las células de la piel conocidas como queratinocitos, que forman el 90 % de la epidermis (la capa más exterior de la piel)43.

La queratosis actínica, ¿avanzará desde una lesión superficial hasta convertirse en cáncer invasivo?

Si tienes queratosis actínica, es posible que tengas un mayor riesgo de padecer carcinoma de células escamosas invasivo. Este riesgo es bajo, pero existe. No hay manera de saber si la queratosis actínica avanzará hasta convertirse en ese tipo de cáncer o no, o cuán rápido podría suceder esto31.

La evolución a carcinoma invasivo es mayor en las lesiones localizadas en los labios y las orejas43.

¿Quién tiene riesgo de tener queratosis actínica?

Tienes más riesgo de desarrollar queratosis actínica si:

  • tienes la piel clara, los ojos azules o verdes y el pelo rubio o pelirrojo16,10.
  • tu sistema inmunológico está debilitado por alguna enfermedad o por un tratamiento, por ejemplo, si te han sometido a trasplante1.
  • eres de edad es avanzada y tu piel ha sido dañada durante años por la exposición al sol10.
  • trabajas al aire libre (eres albañil, agricultor, pescador…) o practicas o has practicado deporte al aire libre de forma continuada (golfista, tenista, regatista…)43.

¿Es hereditaria la queratosis actínica?

La queratosis actínica no es hereditaria, pero algunos factores de riesgo de padecerla sí lo son. Se heredan el tono de piel y el color de los ojos de los padres, y los individuos con piel y ojos claros tienen un riesgo más alto de desarrollar este tipo de lesiones. Por lo tanto, si tus padres tuvieron queratosis actínicas y tienes un tono de piel y color de ojos parecidos, tienes una probabilidad más alta que otras personas de desarrollarlo también74.

¿Cómo se puede prevenir la queratosis actínica?

La mejor manera de prevenir la queratosis actínica es reducir la exposición al sol, especialmente durante las horas en las que el sol está en su punto más alto y su luz es más intensa1. Algunas medidas para reducir la exposición solar son las siguientes:

  • Vístete con camisas de manga larga, pantalones largos y un gorro para proteger las zonas de la piel expuestas al sol.
  • Aplícate crema protectora con un factor de protección solar (SPF, de Solar Protection Factor) de 30 o más alto, al menos, 30 minutos antes de salir a la calle. Se recomienda una crema solar de amplio espectro para proteger la piel tanto de los UVA como de los UVB, y debe usarse también en días nublados.
  • Evita tomar el sol o usar cabinas de rayos UVA para broncearte. Como sustituto, puedes usar productos autobronceadores.

¿Cuándo debo acudir al médico?

Los individuos con riesgo deberían ir al dermatólogo para que les revisen la piel con regularidad. Si notas cualquier bulto persistente o mancha de color, textura, forma, o tamaño inusual, debes contactar con tu médico. Otros signos preocupantes son los granos que no se curan o las alteraciones de la piel que sangran con facilidad1.

Si ya estás en tratamiento para la queratosis actínica, deberás acudir al médico en las siguientes circunstancias:

  • Si la piel te pica o sientes como si te quemara cuando te aplicas los medicamentos.
  • Si presentas síntomas nuevos o empeoran los que tenías.
  • Si las lesiones supuran o sangran.
  • Si tienes preguntas o inquietudes sobre la queratosis actínica o cuidados.

¿Cómo se trata la queratosis actínica?

La mayoría de las queratosis actínicas se pueden tratar y curar con tratamientos físicos o tópicos (aplicados sobre la piel). En algunos casos, serán necesarios otros tipos de tratamiento. Las opciones incluyen1,43:

  • Cremas o lociones tópicas (aplicadas directamente sobre la piel).
  • Crioterapia (congela la lesión).
  • Electrocauterización (quema la lesión con una corriente eléctrica).
  • Peeling por láser.
  • Terapia fotodinámica (se aplica un medicamento que se acumula en las células cancerosas y que solo se activa cuando la queratosis se ilumina con una luz láser especial).
  • Extirpación o escisión quirúrgica.

El tipo de tratamiento depende del lugar, el número, el tamaño, y la gravedad de las lesiones. En algunos casos, se puede usar una combinación de métodos1.

Recursos en PDF para los pacientes

Recursos en línea y apps para pacientes

El consejo del médico puede completarse recomendando webs y apps que sirvan a los pacientes para mejorar la información que tienen sobre su enfermedad, así como para apoyarlos en el cambio de los hábitos de vida.

Recursos relacionados

Webs de dermatología para pacientes

Fundación Piel Sana

La Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) tiene una fundación asociada, la Fundación Piel Sana, dedicada a la difusión de conocimiento con información útil y actualizada para los pacientes. En esta plataforma encontramos las secciones Queratosis actínicas y Tratamientos tópicos para las queratosis actínicas.

American Academy of Dermatology (AAD)

La sección dedicada al paciente de la AAD es muy completa. La subsección Spot Skin Cancer contiene algunos recursos traducidos al español, vídeos y folletos. Hay una sección con imágenes e información básica llamada ¿Cómo se ve el cáncer de la piel? También dedica unas páginas específicamente a la queratosis actínica: síntomas, causas, tratamiento, etc.

Skin Cancer Foundation

La plataforma online de esta organización internacional dedicada a la educación, la prevención, la detección temprana y el tratamiento del cáncer de piel en todas sus variantes tiene una versión en español que contiene una sección sobre queratosis actínica. Toda la información está escrita y revisada por médicos.

MedlinePlus

Es el sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) americanos. Está dirigido a pacientes y sus familiares. Brinda información en español sobre enfermedades, condiciones y bienestar en un lenguaje asequible para todos los públicos. Se incluyen en su sitio web recursos didácticos para ayudar al paciente a entender mejor determinadas patologías. Contiene información específica sobre queratosis.

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC)

En su página sobre el cáncer de piel, el CDC explica en español todo lo relacionado con el tema, incluida la forma de prevenirlo protegiéndose del sol.

Apps de dermatología para pacientes

OddSpot

Esta app, promovida por la Technische Universiteit Eindhoven, pregunta al usuario acerca de la lesión en su piel para ayudarle a determinar la probabilidad de que esta sea queratosis actínica o un carcinoma de células escamosas (CCE). Afirma que su modelo predictivo se basa en investigaciones científicas de un gran número de lesiones y que esto les permite hacer las predicciones con fiabilidad. El resultado es un porcentaje de probabilidad asociado a QA y otro a CCE. También permite hacer una foto de la lesión que no se usará para la predicción, pero sí para futuras investigaciones.

Disponible en inglés para dispositivos con sistema Android.

Solmáforo App

Una app desarrollada por la Fundación Piel con Vida (México). Permite visualizar el índice de radiación ultravioleta en cualquier lugar del mundo, según el tipo de piel, los minutos de exposición al sol y el tipo de protección.

Disponible en español para dispositivos con sistema Android.

UV Derma

La Fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y Venereología ha desarrollado esta aplicación, que proporciona a la población general consejos para evitar los efectos nocivos del exceso de exposición solar.

Disponible en español para dispositivos con sistema Android e IOS.

Bibliografía
  1. De Berker D, McGregor JM, Mohd Mustapa MF, Exton LS, Hughes BR. British Association of Dermatologists’ guidelines for the care of patients with actinic keratosis 2017. Br J Dermatol [Internet]. 2017 [consultado 9 oct 2019];176(1):20-43. Disponible en: http://doi.wiley.com/10.1111/bjd.15107
  2. Atkins D, Bang RH, Sternberg MR, Chen SC. Reliable methods to evaluate the burden of actinic keratoses. J Invest Dermatol [Internet]. 2006 [consultado 18 oct 2019];126(3):591-4. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16397520
  3. Thompson SC, Jolley D, Marks R. Reduction of Solar Keratoses by Regular Sunscreen Use. N Engl J Med [Internet]. 1993 [consultado 16 oct 2019];329(16):1147-51. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8377777
  4. Frost CA, Green AC. Epidemiology of solar keratoses [Internet]. Vol. 131, British Journal of Dermatology. 1994 [consultado 16 oct 2019]. p. 455-64. Disponible en: http://doi.wiley.com/10.1111/j.1365-2133.1994.tb08544.x
  5. Ferrándiz C, Plazas MJ, Sabaté M, Palomino R. Prevalencia de queratosis actínica en pacientes ambulatorios de dermatología en España. Actas Dermosifiliogr [Internet]. 2016 [consultado 16 oct 2019];107(8):674-80. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27445129
  6. Zagula‐Mally ZW, William Rosenberg E, Kashgarian M. Frequency of skin cancer and solar keratoses in a rural southern county as determined by population sampling. Cancer [Internet]. 1974 [consultado 16 oct 2019];34(2):345-9. Disponible en: http://doi.wiley.com/10.1002/1097-0142%28197408%2934%3A2%3C345%3A%3AAID-CNCR2820340219%3E3.0.CO%3B2-0
  7. Marks R, Jolley D, Lectsas S, Foley P. The role of childhood exposure to sunlight in the development of solar keratoses and non-melanocytic skin cancer. Med J Aust [Internet]. 1990 [consultado 16 oct 2019];152(2):62-6. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/2296232
  8. Warino L, Tusa M, Camacho F, Teuschler H, Fleischer AB, Feldman SR. Frequency and cost of actinic keratosis treatment. Dermatologic Surg [Internet]. 2006 [consultado 16 oct 2019];32(8):1045-9. Disponible en: http://doi.wiley.com/10.1111/j.1524-4725.2006.32228.x
  9. Goldberg LH, Mamelak AJ. Review ofactinic keratosis. Part I: etiology, epidemiology and clinical presentation. J Drugs Dermatol [Internet]. 2010 [consultado 16 oct 2019];9(9):1125-32. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20865846
  10. Flohil SC, Van Der Leest RJT, Dowlatshahi EA, Hofman A, De Vries E, Nijsten T. Prevalence of actinic keratosis and its risk factors in the general population: The rotterdam study. J Invest Dermatol [Internet]. 2013 [consultado 16 oct 2019];133(8):1971-8. Disponible en: https://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0022202X15363569
  11. Cooper KD, Fox P, Neises G, Katz SI. Effects of ultraviolet radiation on human epidermal cell alloantigen presentation: Initial depression of Langerhans cell-dependent function is followed by the appearance of T6-Dr+cells that enhance epidermal alloantigen presentation. J Immunol [Internet]. 1985 [consultado 16 oct 2019];134(1):129-37. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/3964811
  12. Leffell DJ. The scientific basis of skin cancer. In: Journal of the American Academy of Dermatology [Internet]. 2000 [consultado 16 oct 2019]. p. 18-22. Disponible en: https://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0190962200926963
  13. Fu W, Cocherell CJ. The actinic (solar) keratosis: A 21st-century perspective [Internet]. Vol. 139, Archives of Dermatology. 2003 [consultado 16 oct 2019]. p. 66-70. Disponible en: http://archderm.jamanetwork.com/article.aspx?doi=10.1001/archderm.139.1.66
  14. Levine AJ. The p53 tumour suppressor gene and product [Internet]. Vol. 12, Cancer Surveys. 1992 [consultado 16 oct 2019]. p. 59-79. Disponible en: http://www.nature.com/articles/351453a0
  15. Trakatelli M, Barkitzi K, Apap C, Majewski S, De Vries E, Coebergh JW, et al. Skin cancer risk in outdoor workers: A European multicenter case-control study. J Eur Acad Dermatology Venereol [Internet]. 2016 [consultado 16 oct 2019];30:5-11. Disponible en: http://doi.wiley.com/10.1111/jdv.13603
  16. Hensen P, Müller ML, Haschemi R, Ständer H, Luger TA, Sunderkötter C, et al. Predisposing factors of actinic keratosis in a North-West German population. Eur J Dermatology [Internet]. 2009 [consultado 16 oct 2019];19(4):345-54. Disponible en: http://www.john-libbey-eurotext.fr/medline.md?doi=10.1684/ejd.2009.0706
  17. Leslie D, Hart V. Skin cancer in a Queensland population. J Am Acad Dermatol [Internet]. 1988 [consultado 16 oct 2019];19(6):1045-52. Disponible en: https://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0190962288702704
  18. Frost CA, Green AC, Williams GM. The prevalence and determinants of solar keratoses at a subtropical latitude (Queensland, Australia). Br J Dermatol [Internet]. 1998 [consultado 16 oct 2019];139(6):1033-9. Disponible en: http://doi.wiley.com/10.1046/j.1365-2133.1998.02560.x
  19. Ulrich C, Jürgensen JS, Degen A, Hackethal M, Ulrich M, Patel MJ, et al. Prevention of non-melanoma skin cancer in organ transplant patients by regular use of a sunscreen: A 24 months, prospective, case-control study. Br J Dermatol [Internet]. 2009 [consultado 16 oct 2019];161(SUPPL. 3):78-84. Disponible en: http://doi.wiley.com/10.1111/j.1365-2133.2009.09453.x
  20. Salasche SJ. Epidemiology of actinic keratoses and squamous cell carcinoma. J Am Acad Dermatol [Internet]. 2000 [consultado 16 oct 2019];42(1 SUPPL. 1):4-7. Disponible en: https://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0190962200492285
  21. McBride P, Neale R, Pandeya N, Green A. Sun-related factors, Betapapillomavirus, and actinic keratoses: A prospective study. Arch Dermatol [Internet]. 2007 [consultado 16 oct 2019];143(7):862-8. Disponible en: http://archderm.jamanetwork.com/article.aspx?doi=10.1001/archderm.143.7.862
  22. Chen QP, Aw DCW. Epidemiology of skin diseases in renal transplant recipients in a tertiary hospital. Ann Acad Med Singapore [Internet]. 2010 [consultado 16 oct 2019];39(12):904-5. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21274486
  23. Keller B, Braathen LR, Marti HP, Hunger RE. Skin cancers in renal transplant recipients: A description of the renal transplant cohort in Bern. Swiss Med Wkly [Internet]. 2010 [consultado 16 oct 2019];140(JULY):w13036. Disponible en: http://doi.emh.ch/smw.2010.13036
  24. Del Rosso JQ. Current regimens and guideline implications for the treatment of actinic keratosis: proceedings of a clinical roundtable at the 2011 Winter Clinical Dermatology Conference. Cutis [Internet]. 2011 [consultado 16 oct 2019];88(1):suppl 1-8. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21877505
  25. Forslund O, Ly H, Reid C, Higgins G. A broad spectrum of human papillomavirus types is present in the skin of Australian patients with non-melanoma skin cancers and solar keratosis. Br J Dermatol [Internet]. 2003 [consultado 16 oct 2019];149(1):64-73. Disponible en: http://doi.wiley.com/10.1046/j.1365-2133.2003.05376.x
  26. Berman B, Bienstock L, Kuritzky L, Mayeaux EJ, Tyring SK. Actinic keratoses: sequelae and treatments. Recommendations from a consensus panel. [Internet]. Vol. 55, The Journal of family practice. 2006 [consultado 18 oct 2019]. p. suppl 1-8. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16672155
  27. Moy RL. Clinical presentation of actinic keratoses and squamous cell carcinoma. J Am Acad Dermatol [Internet]. 2000 [consultado 18 oct 2019];42(1):S8-10. Disponible en: https://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S019096220027494X
  28. Kuflik AS, Schwartz RA. Actinic keratosis and squamous cell carcinoma [Internet]. Vol. 49, American Family Physician. 1994 [consultado 16 oct 2019]. p. 817-20. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8116516
  29. Hawrot A, Alam M RD. Squamous cell Carcinoma. Curr Probl Dermatol. 2003;15:91-133.
  30. Yu RCH, Pryce DW, MacFarlane AW, Stewart TW. A histopathological study of 643 cutaneous horns. Br J Dermatol. 1991;124(5):449-52.
  31. Werner RN, Stockfleth E, Connolly SM, Correia O, Erdmann R, Foley P, et al. Evidence- and consensus-based (S3) Guidelines for the Treatment of Actinic Keratosis – International League of Dermatological Societies in cooperation with the European Dermatology Forum – Short version [Internet]. Vol. 29, Journal of the European Academy of Dermatology and Venereology. 2015 [consultado 16 oct 2019]. p. 2069-79. Disponible en: http://doi.wiley.com/10.1111/jdv.13180
  32. Peris K, Micantonio T, Piccolo D, Concetta M. Dermatoskopische merkmale der aktinischen keratose [Internet]. Vol. 5, JDDG – Journal of the German Society of Dermatology. 2007 [consultado 18 oct 2019]. p. 970-6. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17908179
  33. Akay BN, Kocyigit P, Heper AO, Erdem C. Dermatoscopy of flat pigmented facial lesions: Diagnostic challenge between pigmented actinic keratosis and lentigo maligna. Br J Dermatol. 2010 Dec;163(6):1212-7.
  34. Poulin Y, Lynde CW, Barber K, Vender R, Claveau J, Bourcier M, et al. Non-melanoma skin cancer in Canada chapter 3: Management of actinic keratoses. J Cutan Med Surg [Internet]. 2015 [consultado 9 oct 2019];19(3):227-38. Disponible en: http://journals.sagepub.com/doi/ 10.1177/1203475415583414
  35. O’Keefe R. Lever’s Histopathology of the Skin. Australas J Dermatol [Internet]. 2005 [consultado 19 oct 2019];46(4):286-286. Disponible en: https://shop.lww.com/Lever-s-Histopathology-of-the-Skin/p/9781451190373
  36. Quaedvlieg PJF, Tirsi E, Thissen MRTM, Krekels GA. Actinic keratosis: How to differentiate the good from the bad ones? Vol. 16, European Journal of Dermatology. 2006. p. 335-9.
  37. NICE. Improving outcomes for people with skin tumours including melanoma : Evidence Update October 2011. NHS Evid [Internet]. 2011 [consultado 16 oct 2019];1-23. Disponible en: https://www.nice.org.uk/guidance/csg8
  38. NHS Management of Actinic (Solar) Keratoses in Primary and Secondary Care. NHS. 2015. Disponible en: Management of Actinic (Solar) Keratoses in Primary and Secondary Care
  39. Naylor MF, Boyd A, Smith DW, Cameron GS, Hubbard D, Neldner KH. High Sun Protection Factor Sunscreens in the Suppression of Actinic Neoplasia. Arch Dermatol [Internet]. 1995 [consultado 19 oct 2019];131(2):170-5. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7857113
  40. Van Der Pols JC, Williams GM, Pandeya N, Logan V, Green AC. Prolonged prevention of squamous cell carcinoma of the skin by regular sunscreen use. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev [Internet]. 2006 [consultado 19 oct 2019];15(12):2546-8. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17132769
  41. Dinehart SM. The treatment of actinic keratoses. In: Journal of the American Academy of Dermatology [Internet]. 2000 [consultado 23 oct 2019]. p. 25-8. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10607354
  42. Ceilley RI, Jorizzo JL, Zografos P. Current issues in the management of actinic keratosis. J Am Acad Dermatol. 2013 Jan;68(1 SUPPL.1).
  43. Ferrándiz C, Fonseca-Capdevila E, García-Diez A, Guillén-Barona C, Belinchón-Romero I, Redondo-Bellón P, et al. Adaptación española de la Guía europea para la evaluación y tratamiento de la queratosis actínica. Actas Dermosifiliogr. 2014;105:378-93.
  44. De Oliveira ECV, Da Motta VRV, Pantoja PC, Ilha CS d. O, Magalhães RF, Galadari H, et al. Actinic keratosis – review for clinical practice [Internet]. Int J Dermatol. 2019;58(4):400-407 [consultado 22 oct 2019]. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30070357
  45. Berman B, Villa AM, Ramirez CC. Mechanisms of action of new treatment modalities for actinic keratosis. J Drugs Dermatol [Internet]. 2006 [consultado 16 oct 2019]; 5(2):167-73. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16485885
  46. Agencia española de medicamentos y productos sanitarios. Actikerall 5 mg/g +100 mg/g solución cutánea. Ficha técnica.
  47. Chiarello SE. Cryopeeling (Extensive cryosurgery) for treatment of actinic keratoses: An update and comparison. Dermatologic Surg. 2000;26(8):728-32.
  48. Coleman WP, Yarborough JM, Mandy SH. Dermabrasion for prophylaxis and treatment of actinic keratoses. Dermatologic Surg. 1996;22(1):17-21.
  49. Ianhez M, Fleury LFF, Miot HA, Bagatin E. Retinoides para a prevenção e tratamento das queratoses actínicas. Vol. 88, Anais Brasileiros de Dermatologia. 2013. p. 585-93.
  50. Jirakulaporn T, Endrizzi B, Lindgren B, Mathew J, Lee PK, Dudek AZ. Capecitabine for skin cancer prevention in solid organ transplant recipients. Clin Transplant [Internet]. 2011 [consultado 23 oct 2019];25(4):541-8. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21050273
  51. Elmets CA, Viner JL, Pentland AP, Cantrell W, Lin HY, Bailey H, et al. Chemoprevention of nonmelanoma skin cancer with celecoxib: A randomized, double-blind, placebo-controlled trial. J Natl Cancer Inst [Internet]. 2010 [consultado 23 oct 2019];102(24):1835-44. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21115882
  52. Liebman TN, Stein JA, Polsky D. Cyclo-oxygenase-2 inhibitors for chemoprevention of nonmelanoma skin cancer: Is there a role for these agents? [Internet]. Vol. 68, Journal of the American Academy of Dermatology. 2013 [consultado 23 oct 2019]. p. 173-6. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23244374
  53. Gilaberte Y, Aguilar M, Almagro M, Correia O, Guillén C, Harto A, et al. Spanish-Portuguese consensus statement on use of daylight-mediated photodynamic therapy with methyl aminolevulinate in the treatment of actinic keratosis. In: Actas dermo-sifiliograficas [Internet]. 2015 [consultado 9 oct 2019]. p. 623-31. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26115793
  54. Morton C, Szeimies RM, Sidoroff A, Wennberg AM, Basset-Seguin N, Calzavara-Pinton P, et al. European dermatology forum guidelines on topical photodynamic therapy. Eur J Dermatology [Internet]. 2015 [consultado 9 oct 2019];25(4):296-311. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26065545
  55. Touma D, Yaar M, Whitehead S, Konnikov N, Gilchrest BA. A Trial of Short Incubation, Broad-Area Photodynamic Therapy for Facial Actinic Keratoses and Diffuse Photodamage. Arch Dermatol. 2004 Jan;140(1):33-40.
  56. Gupta AK, Paquet M, Villanueva E, Brintnell W. Interventions for actinic keratoses. Cochrane Database Syst Rev [Internet]. 2012 [consultado 9 oct 2019];(12). Disponible en: http://doi.wiley.com/10.1002/14651858.CD004415.pub2
  57. Stockfleth E. The paradigm shift in treating actinic keratosis: A comprehensive strategy. Vol. 11, Journal of Drugs in Dermatology. 2012. p. 1462-70.
  58. Jorizzo J, Weiss J, Furst K, VandePol C, Levy SF. Effect of a 1-week treatment with 0.5% topical fluorouracil on occurrence of actinic keratosis after cryosurgery: A randomized, vehicle-controlled clinical trial. Arch Dermatol. 2004 Jul;140(7):813-6.
  59. Tan JKL, Thomas DR, Poulin Y, Maddin F, Tang J. Efficacy of imiquimod as an adjunct to cryotherapy for actinic keratoses. J Cutan Med Surg. 2007 Nov;11(6):195-201.
  60. Mastrolonardo M. Topical diclofenac 3% gel plus cryotherapy for treatment of multiple and recurrent actinic keratoses. Clin Exp Dermatol [Internet]. 2009 [consultado 25 oct 2019];34(1):33-5. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18616726
  61. Heppt M V., Steeb T, Leiter U, Berking C. Efficacy of photodynamic therapy combined with topical interventions for the treatment of actinic keratosis: a meta-analysis. J Eur Acad Dermatology Venereol. 2019 May 1;33(5):863-73.
  62. Primary Care Dermatology Society (PCDS). Clinical guidance. Actinic keratosis (syn. solar keratosis). 2014. Disponible en: http://www.pcds.org.uk/ee/images/uploads/general/AK_guidelines_2014_final_aw2.pdf
  63. Ferrándiz-Pulido C. Actualización en cáncer de piel en receptores de un trasplante de órgano sólido. Nefrologia Sup Ext. 2018;9(1):6-20.

64     Richard MA, Amici JM, Basset-Seguin N, Claudel JP, Cribier B, Dreno B. Management of actinic keratosis at specific body sites in patients at high risk of carcinoma lesions: expert consensus from the AKTeamTM of expert clinicians [Internet]. Vol. 32, Journal of the European Academy of Dermatology and Venereology. 2018 [consultado 9 oct 2019]. p. 339-46. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29235161

  1. Criscione VD, Weinstock MA, Naylor MF, Luque C, Eide MJ, Bingham SF. Actinic keratoses: Natural history and risk of malignant transformation in the veterans affairs topical tretinoin chemoprevention trial. Cancer [Internet]. 2009 [consultado 16 oct 2019];115(11):2523-30. Disponible en: http://doi.wiley.com/10.1002/cncr.24284
  2. Fuchs A, Marmur E. The kinetics of skin cancer: Progression of actinic keratosis to squamous cell carcinoma. Dermatologic Surg [Internet]. 2007 [consultado 16 oct 2019];33(9):1099-101. Disponible en: http://doi.wiley.com/10.1111/j.1524-4725.2007.33224.x
  3. Marks R, Rennie G, Selwood TS. Malignant transformation of solar keratoses to squamous cell carcinoma. Lancet [Internet]. 1988 [consultado 16 oct 2019];331(8589):795-7. Disponible en: https://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0140673688916583
  4. Marks R, Foley P, Goodman G, Hage BH, Selwood TS. Spontaneous remission of solar keratoses: the case for conservative management. Br J Dermatol [Internet]. 1986 [consultado 16 oct 2019];115(6):649-55. Disponible en: http://doi.wiley.com/10.1111/j.1365-2133.1986.tb06644.x
  5. Werner RN, Sammain A, Erdmann R, Hartmann V, Stockfleth E, Nast A. The natural history of actinic keratosis: A systematic review [Internet]. Vol. 169, British Journal of Dermatology. 2013 [consultado 16 oct 2019]. p. 502-18. Disponible en: http://doi.wiley.com/10.1111/bjd.12420
  6. Kwa RE, Campana K, Moy RL. Biology of cutaneous squamous cell carcinoma. J Am Acad Dermatol. 1992;26(1):1-26.
  7. Marks R, Rennie G, Selwood T. The Relationship of Basal Cell Carcinomas and Squamous Cell Carcinomas to Solar Keratoses. Arch Dermatol [Internet]. 1988 [consultado 18 oct 2019];124(7):1039-42. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed?term=3389848
  8. Lee JH, Kim YH, Han K Do, Park YM, Lee JY, Park YG, et al. Incidence of actinic keratosis and risk of skin cancer in subjects with actinic keratosis: A population-based cohort study. Acta Derm Venereol. 2018;98(3):382-3.
  9. Rigel DS. Photoprotection: A 21st century perspective. In: British Journal of Dermatology, Supplement [Internet]. 2002 [consultado 25 oct 2019]. p. 34-7. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11966731
  10. Siegel J, Korgavkar K, Weinstock M. Current perspective on actinic keratosis: a review. Br J Dermatol. 2017;177:350-358. Disponible en: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/pdf/10.1111/bjd.14852
Mis favoritos