El problema de la cronicidad y la atención a los pacientes afectados con estas enfermedades es uno de los retos más importantes del ámbito sanitario español.

Las enfermedades crónicas motivan el 80% de las consultas de Atención Primaria

Alrededor del 42% de la población española padece al menos un proceso crónico, siendo los más frecuentes la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia y el dolor lumbar y cervical. Estas cifras aumentan si se tiene en cuenta el envejecimiento poblacional, alcanzando hasta el 70% de los mayores de 65 años, con una media de cuatro enfermedades crónicas por persona.

Con esta tendencia de progresivo envejecimiento de la población española, se calcula que en el año 2029 en España residirán 11,3 millones de personas mayores de 64 años y alcanzarán los 15,8 millones en 2064, con las consecuencias de porcentuales de incremento de la cronicidad que estas cifras conllevan.

Además, en España, las enfermedades crónicas motivan el 80% de las consultas de Atención Primaria, el 60% de ingresos hospitalarios y el 85% de los pacientes ingresados en Medicina Interna, suponiendo la primera causa de gasto sanitario en nuestro país. Tal es la relevancia de estas enfermedades para los sistemas sanitarios, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido como objetivo reducir un 25% la mortalidad prematura por enfermedades crónicas en el año 2025 con el lema “25×25”.

Dada la importancia de estas patologías, la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) y la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) organizaron por décimo año consecutivo el X Congreso Nacional de Atención Sanitaria al Paciente Crónico, celebrado de manera paralela con la V Conferencia Nacional del Paciente Activo, con la asistencia de más de 600 profesionales médicos y gestores sanitarios y un centenar de pacientes crónicos activos. El lema elegido este año es “Convivimos con la cronicidad”, con el que se quiere dar a conocer el día a día de las consultas de Atención Primaria y hospitales y los datos más actuales en torno a ello de la mano de los profesionales sanitarios, pero también con la visión, experiencia y emociones de los pacientes y familiares.

En este sentido, el doctor Antonio Zapatero, presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), añadió que “en los últimos 30 años, la realidad social española ha cambiado de forma sustancial, haciendo que las enfermedades crónicas sean la principal causa de muerte en nuestro país debido, entre otras cuestiones, al envejecimiento poblacional. Por ello, existe la necesidad de adaptar los hospitales para dar respuesta a las nuevas necesidades asistenciales de forma altamente tecnológica y especializada. Son necesarios nuevos modelos organizativos que den mayor valor a la coordinación asistencial y estén encaminados a proveer servicios integrados para los pacientes mediante una atención global e integradora”.

Por su parte, el presidente de la semFYC, el doctor Salvador Tranche, también insistió en una reorganización del sistema de coordinación asistencial: “Disponemos de evidencias que sugieren que la mejor respuesta para la atención a la cronicidad es una atención primaria consolidada, adecuadamente dotada y con alta capacidad resolutiva, en lugar de esta tendencia a la anonimización de la atención primaria desde donde vemos que se va perdiendo capacidad de autogestión”. El Dr. Tranche ha apelado “a una realidad que muestra, por ejemplo, en el último informe de la OCDE, de noviembre de 2017, relativo a España donde se apunta, textualmente, que será necesario lograr una mejora de la eficiencia en la prestación de asistencia sanitaria y cuidados de larga duración para abordar de manera asequible las crecientes necesidades de una población que envejece”.

Fuentes

  1. Semfyc.es
Mis favoritos