Blog

Cómo lograr que el Dr. Google trabaje para ti

La gente busca en internet las respuestas a sus problemas de salud. Es un hecho, nos guste o no. ¿Cuántas veces un paciente te ha dicho eso de «Es que lo he leído en internet»? Tienes dos opciones: enfadarte y luchar contra ello, o dar la vuelta a la tortilla y hacer que el Dr. Google sea tu aliado. Nosotros apostamos por lo segundo, y te explicamos algunas técnicas para conseguirlo.

Felicita a tu paciente

«Doctor, he leído en internet que hay que tomar bebidas muy calientes para no coger el coronavirus, y me va muy bien», te dice un paciente con la nariz asomando por encima de la mascarilla. Tu instinto, seguramente, es llamarle insensato y regañarlo, pero ¿seguro que eso es lo mejor? Si lo haces, puede sentirse inferior o estúpido, y estarás creando un clima nada propicio para llevarlo por el buen camino.

En vez de eso, felicítalo. Sí, has oído bien: al fin y al cabo, está tratando de mejorar su salud, ¿no? Que lo haya hecho por la vía equivocada no le resta valor. Refuerza lo positivo y vuestra relación empezará con mucho mejor pie. Eso sí, no tardes mucho en pedirle que se tape la nariz con la mascarilla (y aprovecha ese momento para educar).

No todo lo que lees en internet es cierto…

Tras el refuerzo positivo, esta frase ―o alguna parecida― puede servir de introducción para rebatir la información falsa que el paciente trae. «Está bien buscar en internet, pero hay mucha información falsa, y eso que has leído no está demostrado por los estudios científicos». Utiliza palabras y conceptos sencillos para tus explicaciones.

En función del tiempo que tengas, puedes explayarte más o menos en desmontar la creencia equivocada. Para lo que te falte, pide al paciente que pregunte al Dr. Google, pero oriéntalo para que sepa dónde buscar.

Indícale dónde buscar

Internet es una fuente de desinformación, pero también de información veraz que te puede resultar muy útil para reforzar los consejos que das a los pacientes en la consulta. Merece la pena invertir tiempo en tener una lista actualizada de sitios web de salud fiables. Los pacientes están más que dispuestos a consultar las páginas que tu les digas. No solo conseguirás reforzar tu labor educativa, sino que tu paciente te quedará muy agradecido.

Nada, que no le convenzo

Los motivos por los que las personas creen informaciones falsas son muy complejos. Por ejemplo, a tu paciente le va bien con las bebidas calientes, ¿no? Rebatir eso es complicado y es posible que no lo consigas en una consulta. De hecho, tal vez lo importante sea centrarte en que use mascarilla y no en que deje las bebidas calientes, que no le hacen mal.

En cualquier caso, no te desesperes si el paciente sigue en sus trece. Una posibilidad es remitirlo a webs de información veraz y, una vez que las lea, citarle de nuevo para resolver sus dudas. Seguro que el Dr. Google, esta vez, sí te ayuda.

Referencias