Blog

Adherencia al tratamiento: cómo lograr que tu paciente tome la medicación

Claudia Mayans

Imagínate (o recuerda, si es el caso) el siguiente diálogo en la consulta:

: Buenos días, María. ¿Qué te ocurre?

María: Buenos días, doctor. Me vuelvo a encontrar mal de la garganta.

(examinas la garganta): Qué raro, sigues teniendo placas. ¿Acabaste el tratamiento que te di la última vez?

María: Sí… Es decir, mejoré y ya no tomé más. Ahora que he vuelto a tener molestias he acabado la caja, pero no se me quitan y por eso he venido.

Situaciones como esta ocurren todos los días. La falta de adherencia al tratamiento es un problema generalizado que acarrea resultados negativos (falta de eficacia del tratamiento o resistencia a los antibióticos, por ejemplo). Para evitar esto, tus pacientes deben cumplir las indicaciones que les des a la hora de tomar la medicación.

Sabemos que puede ser complicado, así que en este post te damos unas recomendaciones para ayudarte con esta tarea, con énfasis en las estrategias comunicativas que puedes desplegar desde ya.

¿Qué pacientes tienen más riesgo de ser malos cumplidores?

Lo primero que debes hacer es valorar las características de los pacientes que pueden tener problemas para cumplir el tratamiento. Algunas variables asociadas al cumplimiento terapéutico son la edad, la polimedicación, la dependencia, los problemas cognitivos y de memoria, la motivación y la ayuda familiar.

En segundo lugar, tendrás que decidir el tipo de estrategias necesarias para mejorar la adherencia. Algunas dependerán de ti, otras del paciente y otras de los dos.

Estrategias para mejorar la adherencia al tratamiento

En la mayoría de los casos, el éxito dependerá de que se apliquen varias estrategias a la vez.

Estrategias técnicas

Este enfoque es exclusivo del médico, ya que dependerá de la disponibilidad de alternativas de tratamiento. En general, consiste en plantear las siguientes opciones:

  • Pautar dosis menos frecuentes.
  • Buscar un régimen de tratamiento más simple.
  • Usar una forma de liberación controlada.
  • Emplear presentaciones que combinen varios fármacos en el mismo comprimido.

Estrategias educativas y comunicativas

Está demostrado que una buena comunicación médico-paciente es uno de los factores que más influyen en la adherencia al tratamiento. Al extender la receta, es fundamental que expliques al paciente (y al acompañante) cómo tomar la medicación. Algunos consejos de comunicación que te ayudarán son los siguientes:

  • Empieza con lo que el paciente sabe: ¿alguna vez ha tomado una medicación parecida? ¿Qué problemas se ha encontrado?
  • Usa un lenguaje sencillo, con frases cortas y sin tecnicismos. Habla despacio.
  • Da la información precisa y empieza por la más importante, ya que lo que se explica al principio es lo que mejor se recuerda.
  • Si es preciso, muestra cómo tomar el tratamiento (por ejemplo, si es un inhalador) y después solicita al paciente que lo haga él.
  • Pídele que repita las indicaciones.
  • Incítalo a preguntar y a expresar su opinión, sus dudas y sus reticencias.
  • Usa folletos u otro material escrito.

En todas las visitas subsiguientes, indaga sobre la adherencia. No asumas que el paciente te dirá la verdad siempre. Pregunta sobre los problemas que ha tenido y asegúrale que la idea no es regañarlo si lo ha hecho mal, sino buscar soluciones.

Para reforzar la adherencia, otros profesionales sanitarios tienen una labor igualmente importante. Por ejemplo, el farmacéutico puede volver a informar, bien de forma oral, bien escrita.

Estrategias conductuales

Con la ayuda de diferentes dispositivos, puedes influir en la conducta del paciente para facilitar la adherencia al tratamiento. Principalmente consisten en:

  • Sistemas de recuerdo físicos (sistemas personalizados de dosificación, SPD). Son unos pastilleros, por lo general mensuales, que se preparan en la farmacia, con toda la medicación del paciente clasificada por días.
  • Sistemas de recuerdo horario. Desde la clásica alarma hasta envases con chip emisores de recordatorios. Otra opción es involucrar a los familiares o cuidadores del paciente, en la medida de su disponibilidad.
  • Sistemas de recuerdo de pauta e instrucciones. Los formatos son muy variados: hoja escrita personalizada con todos los medicamentos y el horario de las tomas, la posología, etc.; aplicaciones para móviles; anotaciones en la caja; o un blíster calendario.

Tratamiento con observación directa (TOD)

Este método consiste en implicar a una tercera persona que observa la toma de la medicación de los pacientes. Este rol suele recaer principalmente en el farmacéutico comunitario, debido a su conocimiento de la medicación y el acceso al paciente. Está especialmente indicado en pacientes con un historial de incumplimiento, trastornos mentales, uso de sustancias psicoactivas o que indiquen que necesitan ayuda.

Estrategias de apoyo social

Esta estrategia incluye muchos componentes, tanto verbales como no verbales, proporcionados por la comunidad, la familia o amigos que influyan positivamente en la conducta del paciente. Puede ser una ayuda a domicilio, terapia familiar o grupos de apoyo.

Con este resumen, esperamos haberte dado herramientas para que, la próxima vez, María se tome el antibiótico de forma correcta a la primera.

Referencias

  • Rodríguez Chamorro MA, Pérez Merino EM, García Jiménez E, Rodríguez Chamorro A, Martínez Martínez F, Faus Dader MJ. Revisión de estrategias utilizadas para la mejora de la adherencia al tratamiento farmacológico. Pharm Care Esp. 2014; 16(3): 110-120.
  • Alcantarilla Roura D, Güell Figa E, Bello Mayoraz J. La comunicación con el paciente y la adherencia al tratamiento. FMC. 2014; 21 (9): 538-40.